TRÁFICO DE ASADO

Llenó la camioneta de costillares y lo descubrieron

El cargamento fue valuado en unos tres millones de pesos. Una grúa llevaba la Chevrolet S10
miércoles, 24 de agosto de 2022 · 19:30

El alto valor de la carne y la importante diferencia de precio entre uno y otro lado del río Colorado hace que cada vez sea más frecuente el tráfico de asado. Comerciantes sin ningún tipo remordimiento ante el daño que pueden causar, transportan cientos de kilos en condiciones absolutamente inadecuadas, sin respetar cadenas de frío o normas bromatológicas, para luego vender esos productos en carnicerías del Alto Valle.

Ya no sorprende que la Policía detecte 25 costillares en el asiento de atrás de un Chevrolet Sonic como ocurrió ayer en el puente dique del río Colorado que une La Pampa con Río Negro a la altura de Catriel. Ese cargamento de casi 300 kilos puede tener un valor en las carnicerías de Neuquén o Cipolletti, cercano al medio millón de pesos.

No fue el único procedimiento con resultado positivo que realizó la Policía de Río Negro en las últimas horas. Es que en el otro extremo del Alto Valle, en Chichinales, lograron incautar el mayor cargamento de carne con hueso que pretendía ser ingresada de manera ilegal a la zona. Se trata de 158 costillares que pesaron cerca de 2000 kilos, con un valor comercial que ronda los 3 millones de pesos.

El hecho se registró durante la madrugada del martes, en el control caminero ubicado en el kilómetro 1.117 de la ruta 22. Allí los uniformados detuvieron la marcha de una grúa que transportaba a bordo una camioneta Chevrolet S-10. Todo se desarrolló en un procedimiento de rutina, en el que los policías intentaban identificar a vehículos que ingresan al Alto Valle.

Al principio todo transcurrió con normalidad. El conductor de la grúa le entregó al oficial la documentación correspondiente: carnet, seguro y tarjeta verde. Pero cuando le solicitó algún papel de la camioneta que transportaba, aseguró que no le habían dado nada, pero que sin embargo tenía en su poder la llave del vehículo, por lo que se ofreció a abrirla y revisar en la guantera.

Mientras intentaba encontrar la documentación correspondiente, desde abajo el policía logró ver que se asomaban algunas bolsas de nylon, por lo que también decidió subir a la camilla de la grúa para revisar más de cerca la camioneta. A simple vista se dio cuenta que algo no estaba del todo claro. Es que apenas iluminó con una linterna el interior, pudo comprobar que había una gran cantidad de bolsas con costillares. También en la caja había otro gran número perfectamente acomodados y hasta con la llave cruz para cambiar las gomas ubicada arriba.

Inmediatamente el operativo de rutina de control vehicular pasó a ser un decomiso de carne, el mayor que tenga registro la Policía de Río Negro. Desde el destacamento se comunicaron con SENASA y dispusieron que se realice el acta correspondiente al decomiso y se envíen los 158 costillares a Roca, para ser incinerados en un frigorífico de J.J. Gómez.

Se supo que la grúa había cargado la camioneta en Río Colorado y que se dirigía a Roca, donde debía dejarla en la casa del propietario

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios