EL ADIOS A UN GRANDE

Todo el planeta despidió a Nelson Mandela

Más de 70 jefes de Estado y de Gobierno acuden hoy al funeral por Madiba Obama y Raúl Castro son dos de los líderes que hablarán durante el acto.
martes, 10 de diciembre de 2013 · 06:54

"Camaradas y amigos, antes de comenzar mi discurso quiero haceros alguna observación. Durante los últimos 27 años he deseado profundamente este día en el que iba a volver a un lugar que considero mi casa para conocer a mis hermanos y hermanas, a mis hijos y nietos”. Éstas fueron la primeras palabras que un recién liberado Nelson Mandela dirigió en el antiguo estadio de Soweto el 13 de febrero de 1990.
Hoy, casi 24 años después, en el mismo lugar dará el último de sus grandes discursos, esta vez en silencio, ante decenas de miles de personas, entre ellas más de 70 jefes de Estado y de Gobierno que hoy estarán presentes en el funeral por Madiba.
Sólo las exequias del Papa Juan Pablo II reunieron a tantos mandatarios -70 jefes de Estado, cuatro reyes, nueve reinas y 14 líderes religiosos-. Y la prensa sudafricana presumía ayer de que es muy probable que el funeral de Mandela supere las cifras.
Algunos de los rostros más conocidos y familiares ya han aparecido en el estadio de Soweto. Los vomitorios y escaleras están llenos de gente que se refugia de la lluvia. Hemos hablado con mucha gente, como Thesebo, que estuvieron aquí hace más de dos décadas escuchando el primer discurso de Mandela. "Entonces no sabíamos donde íbamos", dice, "sólo éramos libres".


Un acto de cuatro horas
Según el programa oficial, el funeral ha comenzado con el himno nacional de Sudáfrica. Después, a lo largo de un acto que durará más de cuatro horas, hablarán algunos nietos de Mandela. Glosarán la figura de alguien tan inspirador para toda la humanidad varios dirigentes extranjeros: el secretario general de la ONU, Ban ki-Moon, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, los presidentes de Brasil, India, Namibia y Cuba, y el vicepresidente de China.
Finalmente, alrededor de las 15 horas, está previsto que cierren el acto el presidente sudafricano Jacob Zuma y el obispo Ivan Abrahams. La participación del presidente cubano, Raúl Castro, ya ha despertado cierta polémica, y ayer no se evitaron algunas críticas a las buenas relaciones que Mandela mantuvo con dictadores como el de la isla que no respetan la libertad por la que él tanto luchó.
También ha sido muy comentada la presencia en el funeral del presidente Robert Mugabe. El zimbabuense, el otro gran referente de la política del sur de África y enemistado abiertamente con Mandela, dice ahora de él que era "humilde compasivo y luchador". "Viene todo el planeta", declaró ayer el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Clayson Monyela. Todos menos los dirigentes de Israel. El primer ministro Netanyahu se excusó diciendo que "el viaje es muy caro".

Decenas de miles de asistentes
Pero en el funeral de Mandela los protagonistas no serán los mandatarios internacionales. Es imposible celebrándose en Soweto. "Demostraremos nuestro amor a Madiba", declaraba ayer un grupo de mujeres con camisetas del Congreso Nacional Africano (CNA). Como ellas, se espera que decenas de miles de personas abarroten un estadio inmenso que, sin embargo, encogerá entre canciones, danzas y el fervor de todo un pueblo por su líder eterno.
Y entonces Mandela tendrá la oportunidad de salvar una deuda histórica y podrá decir aquello que tenía escrito para el final y no dijo en su famoso discurso de 1990: "Aquellos principios básicos son los que nos impulsan a una libre, no racial, democrática y unida Sudáfrica por la que hemos luchado y muerto".
Hoy más que nunca ese mensaje retumbará en Soweto, y después en Johannesbugo, y en toda Sudáfrica, y en África y el planeta. Será entonces cuando la masa comenzará de nuevo a entonar esa letra que dice "cuando Mandela habla, nosotros escuchamos". Así será hasta que todos regresen a sus humildes casas del barrio, llorando, danzando.

 

 

 

Fuente:elmundo

Comentarios