REGIONALES

Bressanelli asegura que el caso Diez fue una eutanasia encubierta

El Obispo asegura que así lo piensa y no puede guardar su verdad, con respecto a la muerte de Marcelo Diez, quien permanecía internado en el Cmic.
sábado, 1 de agosto de 2015 · 09:38
Neuquén.- El Obispo, Virginio Bressanelli, recordó a casi un mes de su muerte, a Marcelo Diez quien permanecía internado en el Cmic.
 
Diez murió el 7 de julio a las 15:30 aproximadamente, el mismo día que se conoció la decisión de la Corte Suprema de Justicia de reconocer el derecho a todo paciente a decidir su muerte digna.
 
Sin embargo, según certificaron los estudios médicos que se le realizaron, Marcelo no padecía un estado vegetativo irreversible, sino uno denominado Estado de Mínima Conciencia (EMC).
 

El Obispo, escribió un comunicado con respecto al tema y habló sobre el fallo, asegurando que el mismo es el dolor verdadero que siente al respecto, y que agradece que Dios no haya alcanzado a Marcelo Diez pero "es un fallo que tiene repercusiones porque es una tranquera abierta con posibles consecuencias que no sabemos cuáles serán”.

En este contexto, aseguró que el caso se trató de una eutanasia encubierta:

"Con mucha humildad, porque no soy quién, pero también con sinceridad porque no puedo guardar la verdad que tengo adentro, yo creo que se abrió una tranquera a una eutanasia encubierta, y eso es doloroso. Aunque en el texto se diga que no (a la eutanasia), ese texto es ¡tan contradictorio en algunas cosas! Por un lado, en alguno de sus considerandos, proclama cosas muy lindas sobre la persona. Por otro lado hay una contradicción entre los principios proclamados y lo que es la conclusión a la que se llega".

"Este fallo que no se aplicó a Marcelo, porque Dios quiso que realmente quedara vacío en relación a él, pero puede perjudicar a muchas otras personas. Por eso, convoco a los médicos, a los abogados, a los juristas, y a quienes profesionalmente compete el cuidado del bien común desde la ley y la reglamentación de sus prácticas, a fin de que o hay otra muerte digna, que no sea morir naturalmente. Se pueden poner nombres a las cosas, pero los nombres que les ponemos, no alteran la sustancia de las cosas”.

Además, pidió rezar una oración porque "yo quiero tratar con mucha lealtad todo lo que hemos vivido en esta semana con el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y con la muerte de Marcelo Diez”.   

"Muchas cosas se han dicho de Marcelo, y muchas cosas se han decidido sobre Marcelo sin haberse acercado a él y ver en verdad cuál era la realidad de su vida diaria. Y eso deja un sabor amargo, porque cuando se juega el bien de la vida es necesaria una "inmediación”, es decir: un acercamiento a la persona muy atento y profundo”, agregó.

El Obispo expresó también que "Marcelo murió y ahora descansa en paz. No murió por la discapacidad que sufría. Él no tenía una enfermedad, sino una alta discapacidad provocada por el accidente de moto y otras complicaciones sufridas a nivel hospitalario”.

Finalmente, pidió a los involucrados que asuman su responsabilidad, brindando a la comunidad local y nacional instrumentos que respeten y promuevan la vida, la dignidad y los derechos básicos que le corresponden a todo ser humano. 

"Merecemos en nuestra legislación cuidar mucho mejor estos aspectos que atañen a todos”, dijo. 

Comentarios