BUENOS AIRES

La senadora y los sindicalistas, un encuentro sugerente

Lucila Crexell se reunió con Quintriqueo y Abraham, dirigentes de ATE y la CTA neuquina.
martes, 3 de mayo de 2016 · 20:03

Café, medias lunas, distensión, las bondades dialoguistas favorecidas por la lejanía porteña. En la oficina de la senadora del MPN Lucila Crexell, los dirigentes de ATE Carlos Quintriqueo y Soraya Abraham, desayunaron política del presente y del probable futuro.

Se informó después que el tema predominante, además de la larga lista que siempre tiene preparada el gremio estatal neuquina, fue la preocupación por la continuidad laboral de los empleados de la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP), de Arroyito, ante la parálisis de Atucha III tras el cambio de gobierno.

La planta industrial neuquina tenía contratada 600 toneladas del refrigerante, y ahora no se sabe qué pasará. No es la primera vez que la PIAP oscila en la incertidumbre. Todavía se recuerda aquel largo subsidio que le otorgó el entonces gobernador Jorge Sobisch, cuando firmó el acuerdo con Repsol, que le permitió subsistir sin despidos durante varios años.

"Necesitamos fortalecer y sincerar la relación entre todos los sectores para tener una verdadera propuesta de cambio, y reconocer que siguen existiendo cantidad de situaciones irresueltas que requieren de la lógica del diálogo y no de la confrontación”, destacó Crexell, según su oficina de prensa.

La legisladora afirmó que "con Carlos y Soraya coincidimos en trabajar para reconstruir el proyecto de provincia que se basó en una gestión de Estado dedicada al bienestar y a la prosperidad de su gente”.

Una frase con algo de enigma hacia el futuro, pero que no puede considerarse desde la ingenuidad, sino desde la intención política.

Rubén Boggi

Comentarios