SE UBICA SOBRE CALLE LELOIR

El primer monumento a la Generación Dorada es neuquino

El artista Martín Villalba le rindió homenaje a la camada de basquebolistas argentinos que marcaron una era.
miércoles, 24 de julio de 2019 · 19:41

Corría el año 2001 cuando la selección argentina de básquet comenzaba a sentar las bases en Neuquén una generación de la que hablaría todo el mundo. Entre el 16 y el 27 de agosto de 2001, el estadio Ruca Che fue testigo del nacimiento de un seleccionado diferente, cuyo talento, química y solidaridad lo transformaron en modelo de deportividad.

Más de medio plantel estaba conformado por jugadores que en 1997 jugaron en Australia: Fabricio Oberto, Emanuel Ginóbili, Juan ‘Pepe’ Sánchez, Leandro Palladino, Lucas Victoriano, Leonardo Gutiérrez y Andrés Nocioni. Pero fue el cordobés Magnano, designado entrenador en marzo de 2000, quien modeló la ‘mística’ de conjunto con su exigencia en cada entrenamiento, el tono firme para transmitir conceptos, el apego al trabajo táctico defensivo para sacar el máximo de cada jugador.

Aquel torneo disputado en el oeste neuquino, fue ganado de punta a punta con la figura de Manu Ginóbili, vapuleando a cada equipo rival, incluso la final ante Brasil que terminó 78 a 59 y un récord de 10-0 en victorias.  

Con un lapso de más de 15 años, se obtuvo el oro en Atenas 2004, bronce en Pekin 2008, subcampeonato del mundial 2002, entre otros tantos logros. Esta camada posicionó a la Argentina entre los mejores cuatro equipos del mundo, prácticamente, durante más de una década.

El tiempo pasó y aquellas caras que tantas alegrías le dio al deporte nacional fueron poniendo fin a su carrera. Hoy, de aquel histórico, aparece solo Luis Scola, que con 39 años jugará el Mundial en China en agosto.

Desde Neuquén y hacia el mundo, el artista Martín Villalba decidió brindarle homenaje y trabajó un año y medio para realizar un monumento que resume la cantidad de valores que reunió este equipo. Tal como detalló en la entrevista brindada a 24/7 Canal de Noticias, el artista ilustró la histórica "palomita" de Ginóbili en el segundo final para darle la victoria a la Argentina sobre Serbia, en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. 

Primera y única en el mundo, como definió Villalba, la obra fue colocada este martes en calle Dr. Luis Federico Leloir próximo al Concejo Deliberante neuquino. Si bien, próximamente se hará la ceremonia oficial para su presentación, el homenaje neuquino ya se luce en lo más alto de la ciudad, donde tantas veces nos dejó esta Generación Dorada.

69%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
23%
Tristeza
0%
Incertidumbre
7%
Indiferencia

Comentarios