LA CRISIS Y EL CORONAVIRUS

Los números impactantes del derrumbe neuquino en pandemia

De marzo a la fecha la economía neuquina se ha deteriorado en sintonía con lo que sucede a nivel mundial.
sábado, 7 de noviembre de 2020 · 23:43

La retraccion, mensual, del circulante de dinero en la plaza neuquina, entre marzo y octubre, fue de entre 8 mil y 10 mil millones de pesos. Si se hacen las cuentas finales se puede concluir que en ocho meses de Pandemia los neuquinos han sufrido una merma de efectivo circulante de entre 64 mil y 80 mil millones de pesos. Es el punto de partida para imaginar la precariedad económica en que se encuentra la provincia. 

Desde las cámaras empresarias se advierte sobre el alto endeudamiento de sus asociados en la plaza bancaria. Se estima que estarían superando el 90 por ciento de su capacidad crediticia. Lo mismo sucede con los trabajadores del sector público y privado. El endeudamiento por préstamos personales, hipotecarios, adquisición de vehículos y operaciones con tarjetas de crédito, estaría comprometiendo entre el 60 y 70 % de sus ingresos. 

Si a esto se le agrega la desvalorización de los salarios, la situación es complicada y el futuro se presenta como mucho peor.
La falta de liquidez también afecta al Tesoro Provincial que por tercera vez tuvo que solicitar el auxilio del Banco provincia para poder hacer frente al pago de los salarios de los empleados estatales. Según analistas de la plaza local, la entidad crediticia en los últimos 90 días habría transferido fondos por el orden de 2.500 millones de pesos.

Los ocho meses de pandemia también se hacen sentir en el plano laboral. Hasta fines de octubre la cantidad de desocupados, a nivel provincial, orillaba las 25 mil personas. 

La pobreza alcanzó a 115.048 neuquinos y la indigencia llegó a 4.216 hogares que es lo mismo que decir 15.923 personas. 
El parate económico es global y Neuquén no es la excepción. La provincia no fue ajena a la caída de la actividad económica y los números así lo demuestran. A nivel global la caída promedio del PBI se estima en el orden del 15%. Hay países como Argentina que registrarán una caída promedio de un 20% y otros rondarán el 10. El único país que registrará índices de crecimiento será China, país en donde paradójicamente se originó la Pandemia.

En Neuquén, por su propia dinámica económica, es indudable que los hidrocarburos tienen una incidencia determinante en la actividad y al estar paralizada afectó al conjunto del resto de los segmentos de la cadena productiva y comercial, afectando la pérdida de miles de puestos de trabajo.

En el segundo trimestre del año, en el conglomerado Neuquén-Plottier,  el desempleo fue del 13.5 por ciento, y se sumaron 16 mil nuevos desocupados. 

Los sectores que lograron mantenerse abiertos durante la pandemia, aquellos denominados esenciales, como supermercados, bancos, farmacias, despensas, negocios de barrio, ferreterías;  son los que lograron sostener sus estructuras de costos, mantener sus puertas abiertas y sobrevivir a la crisis.

 Aquellos que no pudieron abrir o lo hicieron paulatinamente con el correr de los meses están en el orden del 20 o 30 % de las ventas pre pandemia, muy por debajo de los puntos de equilibrio. El cierre de empresas y comercios alcanzó al 30% y la sangría continúa.  

Para el año que viene, se estima que la reactivación de Neuquén va a ser rápida por la propia dinámica que tiene su economía. En donde se rehabilite la actividad hidrocarburifera,  rápidamente influirá sobre la recuperación de los empleos directos y  también en los indirectos.

El transporte, todos los insumos, materias primas, los servicios de catering, hospedaje, van a tener una fuerte recuperación. Otra actividad que se va a beneficiar de inmediato va a ser el turismo que es otra fuente de ingresos importante que tiene la provincia. 
A la hora de hablar de plazos los analistas coinciden en que todo estará relacionado con la crisis sanitaria, la etapa de la vacunación y los efectos que esta tenga de manera que genere una mayor recuperación de las actividades económicas.

Se estima que el proceso será lento y que no se va a volver a los niveles de venta previos a la Pandemia porque en el medio hay un deterioro importante del poder adquisitivo de los salarios, así que la demanda tampoco va a traccionar de manera automática a partir de la salida de la Pandemia, sino que va a ser lenta y progresiva.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios