AISLADOS EN EL CAMPO

Un día y medio entre la nieve para rescatar a dos abuelos

Máquinas, camionetas y rescatistas atravesaron la provincia de Santa Cruz para asistir a dos abuelos que habían quedado aislados en su vivienda. (Mirá el video)
domingo, 12 de julio de 2020 · 12:14

Un impactante operativo conjunto se implementó para rescatar a dos abuelos que estuvieron aislados durante un mes en su establecimiento rural, ubicado en el centro-este de la provincia de Santa Cruz. Operarios y maquinaria de Vialidad Provincial, rescatistas, Policía y médicos lucharon durante 36 horas entre la nieve para llegar a la vivienda de Olga Llaneza y Félix Fernández, de 80 y 81 años.

El intenso temporal de nieve que azota a la provincia de Santa Cruz cortó los caminos que usualmente la pareja utiliza para llegar a los pueblos vecinos y desde hacía 35 días no podían comunicarse y comenzaban a tener serios problemas de alimentación. El establecimiento rural, fundado hace 102 años por el padre de Fernández, está ubicado a 250 kilómetros de la localidad de Perito Moreno y a 120 de Bajo Caracoles, en el medio de la estepa santacruceña.

Una vez por semana, el matrimonio se traslada unos 50 kilómetros hasta la base del proyecto minero “La Patricia”, adonde les ceden un teléfono para comunicarse con los familiares o comentar la necesidad de algún medicamento en especial. Pero a partir del aislamiento social y obligatorio y luego del temporal de nieve, esa base minera fue desalojada y desactivada por completo.

En los últimos días, tanto desde las unidades de Defensa Civil de Perito Moreno y de la localidad de Las Heras (distante a unos 300 kilómetros del lugar) se habían intensificado las solicitudes de realizar un operativo conjunto con otros organismos, especialmente para el aporte de máquinas que despejaran la nieve del camino, camionetas de doble tracción y de equipos de asistencia sanitaria. Si bien Fernández se encuentra en perfecto estado de salud, su esposa debe insumir un medicamento especial por una deficiencia coronaria y ya no contaba con él.

Ante el paso de las horas y la falta de noticias de la pareja, se decidió hacer confluir el operativo desde Perito Moreno. Durante la primera noche se avanzó por la ruta 40 con temperaturas que oscilaron entre los 10 y 15 grados bajo cero. El operativo estuvo integrado por 13 personas, entre las que se contaban tres profesionales del hospital local, tres efectivos policiales rescatistas y siete trabajadores de Vialidad Provincial. El convoy de rescate era encabezado por una motoniveladora, dos camionetas doble tracción y una ambulancia.

Por momento el avance fue muy lento ya que las bajas temperaturas y el viento blanco impedían continuar, pero también porque la nieve se había consolidado e impedía el tránsito de despeje de la máquina de Vialidad Provincial. Durante toda la noche la travesía fue de avances lentos y de despejar la nieve, por momentos con la utilización de palas para abrirle camino a la motoniveladora y el resto de los vehículos. Los operarios de Vialidad hicieron también las veces de baqueanos para el resto, puesto que es su trabajo cotidiano recorrer esa zona para mantener en buen estado los caminos y han llegado en numerosas oportunidades hasta el establecimiento “Piedra Grande” de Férnandez y Llaneza.

Cuando se hizo de día, el avance fue un poco más rápido y siempre se utilizaron los conocimientos del lugar de los operarios de Vialidad y algunas referencias topográficas, ya que el manto de nieve hizo desaparecer de la vista tanto el trazado del camino como los alambrados.

Desde la mítica ruta Nacional 40 se debe tomar la provincial 39 para luego hacer un desvío hacia el campo donde estaban los abuelos. Aun en épocas donde la nieve no cubre el paisaje, el terreno es muy difícil de mantener en buen estado propio de los caminos de ripio y piedra de la zona centro de la provincia de Santa Cruz.

Cuando el operativo de rescate pasó por Bajo Caracoles se decidió que la ambulancia quedara en ese lugar a la espera de las novedades de salud que tuviera el matrimonio. De esta manera, la motoniveladora y las dos camionetas avanzaron los últimos kilómetros en medio de la nieve que por momentos superaba el metro y medio de altura.

Olga y Félix escucharon desde lejos, en medio del silencio de la estepa blanca que los rodea, el ruido de la máquina abriéndose paso entre la nieve y -mientras ella preparaba unas torta fritas para la gente que venía en su rescate-, él salió a la entrada del establecimiento para recibirlos levantando los brazos y riendo.

El matrimonio quedó solo luego de que fallecieran sus dos hijos. Actualmente tienen familiares en Las Heras y Comodoro Rivadavia, pero permanecen todo el año en su casa, con la esporádica visita de los trabajadores de Vialidad que luego de arreglar el camino de ingreso, llegan a disfrutar de un mate con torta fritas o algún asado. En este caso, la visita fue salvarlos del aislamiento y trasladarlos a un lugar más cálido a la espera de que pase el temporal.

Comentarios