ABUSO POLICIAL

Esposados en el calabozo, por andar en bicicleta

Las restricciones durante la pandemia parece la excusa para el accionar violento de los policías.
lunes, 24 de agosto de 2020 · 16:02

Seguramente que cuando Leonardo y Marcela pensaron cumplir con el desafío personal de llegar hasta la Isla Jordán, no pensaron que la hazaña sería tan riesgosa. La pareja no tuvo en cuenta las decisiones tomadas desde el municipio que a raíz del aumento de contagios se decidió prohibir la circulación y eso derivó en que el paseo en bicicleta termine con ellos esposados y encerrados en el calabozo de la Comisaría 26.

Cerca de las 11 de la mañana la pareja pasó por el control policial del Puente 83, en el límite de Fernández Oro con Cipolletti. Sin siquiera ser parados por los agentes que realizaban los controles, nunca se imaginaron que estaba en vigencia una nueva resolución del intendente Mariano Lavín, que ante el incremento de casos de COVID-19, quedaba prohibida la circulación entre la noche del sábado y las 7 del lunes.

Sin problemas llegaron a la Isla Jordán, de allí fueron hasta el puente y luego emprendieron el regreso por el mismo camino hasta llegar a la Ruta 65. Volvieron a pasar el puesto del Puente 83 sin ningún problema. Pero cuando faltaba apenas mil metros para cumplir la misión, en el acceso a STIHMPRA apareció un Ford Focus policial a toda velocidad y una vez que estuvo a la par, realizó una maniobra para que bajen a la banquina.

"En todo momento hubo una actitud violenta por parte de los policías. Con el auto cruzado delante nuestro, empezaron a los gritos, recriminándonos que había prohibición para salir. Nosotros les dijimos que no sabíamos esa nueva disposición, que los domingos anteriores habíamos salido sin problemas. Pero esta respuesta no les gustó y siguieron gritándonos", relató Leonardo Rodríguez a MEJORINFORMADO.COM.

La cosa empeoró aún más cuando, empleando el mismo tono, les dijeron que "los tenían que demorar". Casi suplicando y tratando de hacerles entender a los uniformados que estaban muy cerca de su casa, que por favor los dejen seguir. Ante la negativa, Leonardo intentó sacar su celular para filmar lo que consideraba un atropello. Sin embargo, de un sólo manotón, el policía le tiró el celular al suelo y con otro movimiento logró inmovilizarlo para ponerle las esposas.

A todo esto Marcela ya había sacado su celular y gran parte de lo relatado estaba siendo filmado. Esto enfureció aún más a los policías y uno de ellos, una mujer, la amenazó para que dejara de grabar y luego le dijo "basta ya me cansaron, te llevamos a vos también". Las quejas de la pareja por ir presos no fueron tenidas en cuenta. Tampoco la preocupación porque las dos bicicletas quedaban en la banquina tiradas.

La detención se produjo cerca de las 5 de la tarde y la detención en los calabozos de la Comisaría 26 duró hasta casi las 10 de la noche. Previo a la liberación, los ficharon "como si fuesemos delincuentes, nos quitaron todas las cosas, nos llevaron a la salita para que un médico constate nuestro estado de salud y quedamos detenidos en calabozos separados", explicó Leonardo.

Luego cuando nos dejaron en libertad, tras la orden del Jueza de Paz previo hacernos firmar un papel en el que decía que nos habían detenido por desacato y resistencia a la autoridad. Nada de alguna violación a las restricciones impuestas o el artículo 205, que en estos tiempos se hizo conocido en distintos los distintos casos en que no se respetó la cuarentena.

"Estamos en shock aún. No dormimos en toda la noche, nos sentimos maltratados, vulnerados en nuestros derechos. Realmente no sabíamos que no se podía circular, pero no creemos que esta sea la forma correcta de proceder. Nos dijeron que desde el Juzgado de Paz nos van a llamar, será la primera vez que hablemos con alguna autoridad, ya que en la comisaría no nos dejaron hablar ni con el oficial a cargo ni con el comisario", sentenció.

 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios