Nido verde

Reforestar, reforestar, reforestar 

Les contamos una noticia que dibuja sonrisas: Hace dos semanas, 60 almas nobles plantaron 4500 árboles para reforestar un bosque arrasado por el fuego en el Parque Nacional Los Alerces hace 4 años.
martes, 01 de octubre de 2019 · 13:10

“La naturaleza fue volcán, hielo, inundación, fue feroz e implacable. También fue vida, extinción y resurgimiento. A prueba y error, aprendió del equilibrio que hoy la hace pura. Las distintas partes del planeta entendieron a mirarse como un sistema. Se mueven juntos, no compiten. Las partes coexisten y se potencian entre sí”. Con este posteo, ReforestArg cuenta que, a mediados de septiembre, 60 voluntarios plantaron 4500 árboles en el Parque Nacional Los Alerces, en la zona que sufrió un devastador incendio allá por el año 2015.

 

La acción fue llevada a cabo por la Administración de Parques Nacionales (APN), en conjunto con la Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (SAyDS), la Subsecretaría de Bosques e Incendios del Chubut y la Asociación Amigos de la Patagonia, a través de su programa ReforestArg.

 

¿Qué es ReforestARG?
Es un programa de restauración ecológica del bosque nativo degradado a causa del fuego. Con ReforestARG, el objetivo es plantar 1 millón de árboles nativos en la Patagonia Argentina:

La zona elegida para plantar los miles de árboles fue afectada por un fuego devastador que duró 27 días, desde el 23 de marzo hasta el 19 de abril de 2015. En enero de 2016, menos de un año después, la escena volvió a repetirse. Entre ambos siniestros, que se presume que fueron intencionales, se perdieron 3000 hectáreas de bosque nativo patagónico, una superficie equivalente a 4200 canchas de fútbol.

 

Los especialistas explican la importancia de reforestar ya que los bosques incendiados tienden a transformarse en matorrales, que son más inflamables y propensos a volver a quemarse y persistir como tales. Por esa misma razón se lleva a cabo la plantación de  especies arbóreas autóctonas y la remoción manual de especies exóticas invasoras peligrosas como la retama.

Durante cuatro fríos días de septiembre, los voluntarios plantaron en el faldeo del Cerro El Dedal, un total de 2100 cipreses y 2560 coihues, dos especies nativas de la zona, el área reforestada alcanzaría unas 30 hectáreas. 
Una buena noticia: Reforestar, reforestar, reforestar.


 

 

 

insertar

0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias