Nido verde

Regeneración participativa

Tierra del Fuego es mágica, tiene fiordos y canales, turbales y paisajes esteparios,  montañas y glaciares. Esa magia se apagaría sin acciones como “Soy Parte del Bosque Fueguino”.
jueves, 21 de febrero de 2019 · 10:51

La  diversidad de ambientes de Tierra del Fuego se está viendo profundamente impactada por incendios forestales, por la tala en pos de la ganadería y por la civilización avanzando sobre la naturaleza. En este contexto surgió “Soy Parte del Bosque Fueguino”, una movida del Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP) y de la Asociación de Guías de Montaña.
El proyecto tiene un objetivo hermoso: Crear sentido de pertenencia en la comunidad a través de una acción participativa que invita a la comunidad a reforestar el área afectada con 200.000 plantines nativos provenientes de la regeneración natural.


“El proyecto comenzó en 2014 y, desde entonces, ejecutamos 9 campañas tanto en otoño como en primavera. Han participado más de 900 voluntarios provenientes de toda la provincia y hemos plantado más de 160.000 árboles nativos en el área incendiada”, cuentan Luciana Mestre, Loreto Fernández Génov, Luis Turi (responsables de la coordinación y ejecución del proyecto) y Leonardo Collado ( Director General de Bosques. Secretaría de Ambiente Desarrollo Sostenible y Cambio Climático) en el informe final del proyecto.


“El proyecto surgió con la intención de generar un acción para que la comunidad de apropie del lugar con la idea de que no se puede preservar lo que no se conoce”, dijo  el guía de montaña Luis Turi, miembro de la asociación, a medios fueguinos.
 

Regeneración y algo más
Los voluntarios empezaron por el bosque y siguieron trabajando en comunidad. De hecho, el proyecto ha sido disparador de otras acciones socioambientales.
Acá van algunos ejemplos: Difusión del proyecto en ferias de ciencia; plantaciones en el entorno escolar, y producción de plantines junto a internos de la penitenciaría de Río Grande. También han surgido nuevos proyectos como “El bosque vuelve a la ciudad” en Ushuaia y la parcela experimental de árboles nativos en la Escuela Padre Zink de Río Grande, en el marco del proyecto institucional “Vamos Plantando”.

 

Balance positivo
Los organizadores se mostraron satisfechos con el resultado final. “La técnica es exitosa porque: Se trasplantan muchos plantines en poco tiempo, moviendo en sólo 2 días 200 plantas por persona a su lugar definitivo; puede ser aplicada por personas sin experiencia; al cuarto año de la plantación la supervivencia es del 43 %, con una población estable; y, finalmente, es económica en términos de infraestructura”.

 

Tierra del Fuego es mágica. Convierte la desforestación en una excusa para ponerse en marcha, reconectar con la tierra y mostrar que el amor por la Patagonia llega hasta en el fin del mundo.

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias