Nido de las palabras

Las profundidades de un buen villano

Hay algo emocionante sobre un buen villano, algo que despierta una sensación dentro de todos nosotros. Al fin y al cabo, el villano siempre cree que es el héroe de su propia historia. ¡Y lo es! 
jueves, 02 de enero de 2020 · 14:15

Por Julieta Ninno, lectora y reseñadora de libros de literatura juvenil en “Mi universo literario writer”.

Tras haber hablado “De héroes y villanos, a antihéroes” en mi última nota, de personajes moralmente grises en la literatura, es hora de poner bajo la lupa en esta especie de crónicas de tópicos literarios, a los villanos, ¿no? 

Solemos pintar a los personajes de los libros como un juego de ajedrez, como una oposición entre blanco o negro, bueno y malo, protagonista y antagonista… 

Además de los antihéroes, esos seres que se paran en el medio de las yuxtaposiciones más comunes que están codificadas por default en nuestras mentes, los villanos plantean un dilema sumamente interesante.

¡Vamos! A todos nos gusta amar a un buen villano. Pero ¿por qué? En estos tiempos creo que, de tener que elegir entre héroes y villanos, mucha gente elegiría a los segundos. Hay algo simplemente fascinante sobre ellos. Algo... perturbador. Tal vez esto no siempre ha sido así, pero existe una tendencia de amar a los villanos y a aburrirse de los héroes. 

Distintos libros de hoy poseen villanos como protagonistas y, dado que llegamos a conocer la historia desde su punto de vista, no los vemos como tal, sino como los héroes de sus propias historias. Y eso es lo más peculiar respecto a los famosos términos de "HÉROE" y "VILLANO". Siempre han funcionado a través de la historia, así como "protagonista" y "antagonista". Pero ya no más. Ya no podemos definir a los personajes como tales, o al menos no a los de los nuevos libros juveniles. Porque todos sentimos amor por un buen villano, así que la gente empezó a escribir sobre ellos para “alabar el mal”.

Al escribir sobre ellos, sin embargo, terminamos amándolos; terminamos viendo que las etiquetas que ponemos sobre ellos son sólo eso: etiquetas. Y esos seres míticos que llamamos villanos son humanos. Así de simple. Personas. Y esto asusta.

ALGUNOS LIBROS JUVENILES CON VILLANOS INCREÍBLES

Pero existe algo mejor que el disfraz que vuelve a todo villano un "buen" villano. Y eso es lo que esconden debajo del disfraz. Detrás de cada capa y piel y mentira. Lo que hay debajo de toda la decoración. Porque ahí abajo, verán, se esconden las partes más humanas de estos personajes. Y ahí es cuando nos damos cuenta de que lo que pensábamos, eran solo etiquetas. 

¿Villanos? Son sólo inventos de cada uno en nuestro intento de dividir el mundo entre el bien y el mal. Son sólo creaciones nuestras en nuestra propia imaginación. Son la otra cara de la moneda en un mundo donde existen dos caras.

Además, está de moda amar a los villanos. Muchos adoran los cuentos oscuros con desarrollos profundos y complejos. Si me dicen que hay un buen villano en un libro, entonces seguro lo leo, y el caso es similar para muchas otras personas ahí afuera. 

Nos encanta explorar las tinieblas de cada personaje, las sombras de cada rostro y lo que se esconde en cada oración. Analizar villanos es algo que increíble, no sólo porque son entretenidos y maravillosos, sino porque a veces es maravilloso creer que los villanos no existen. O los héroes. O los antihéroes. Sólo existe lo que queremos catalogar como tal. 

Y me gusta examinar las razones que nos hacen llamar a alguien “el villano” de una historia, cuando, en realidad, cada uno está haciendo lo mejor que puede; cuando en realidad cada uno es un protagonista en una historia con diferentes visiones y puntos de vista. Y ver cómo describimos algo que forma parte de cada uno de nosotros... eso es algo increíble de ver en la literatura.

 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias