Nido del Tiempo

Crimen en Puerto Deseado: la escultura de un pésame popular

“Una familia se fue destrozada del pueblo”. El pensamiento atormentaba al escultor deseadense Aldo Soto.
viernes, 27 de marzo de 2020 · 02:08

“Una familia se fue destrozada del pueblo”. 

El pensamiento atormentaba al escultor deseadense Aldo Soto.  Él sabe que el suyo es un dolor minúsculo. Que desaparece frente al suplicio de Santino y María, después de ese fatídico 19 de febrero. 

La fabulosa Punta de Cavendish sería el colosal y funesto paisaje final para la vida de este niño de 4 años, y para la de los que amándolo,  vivirán por siempre con un corazón roto. 

Hoy desde la escultura de un enlutado hierro negro, la Punta se ofrece memorial y lava con la eterna corriente del agua de ría, un llanto sin fin.

 

es-cultura-es-dolor

“A partir del acto cruel de dos enfermos del 19 de febrero, todo el pueblo se movilizó. Durante estos días que han pasado, quería ser parte de realizar una escultura a través del sentimiento de una mamá, de un padre, muchas veces como queda un corazón .Por supuesto destrozado. Y enfoqué desde ahí. Y la escultura materializa esos sentimientos. Una herida que no va a cerrar jamás. Queda  un corazón vacío , un corazón partido. Pero a su vez, en ese corazón partido, va a quedar siempre ese niño, en ese corazón, de esa persona y de todos los que lo quisieron. Esperamos sientan el apoyo total de nuestro pueblo. Aunque sabemos que eso tampoco le va a devolver a su hijo”.Nos confiesa Aldo, quien lleva toda su vida realizando esculturas para reivindicar la historia de su pueblo y otras para embellecerlo. 

 

Aquí hubo un hecho aberrante

 

“Estaré siempre con vos” es el nombre de la escultura que escribe en hierro y hormigón un pésame deseadense para María y toda su familia. “Me senté con mi hija de 15 años. Le pedí que me dibuje un niño sentado. Y ella dibujó ese niño. Cuando me lo mostró yo dije, ´no, bueno, listo. Ya está. Esta es la escultura´. Después lo traduje a chapa gruesa. Seguramente esto no le va a devolver nada a esta familia, pero sí como comunidad tenemos que repasar muchas cosas. Eso queda en nuestro pueblo. Y como es un lugar  que tiene caminos, es como un recorrido costero, cada turista que pase por ahí, y cada vez pase por esa escultura, no se van a olvidar jamás de que acá hubo un hecho aberrante.” 


 

 

Ojalá, nunca más 

"Yo también soy papá, yo también soy tío, yo también tengo amigos que aman a sus hijos, yo también sufro, yo también amo. Y a mí también me duele cuando un niño o niña se marcha, y de esta manera. Ojalá, nunca más”. Aldo.



 

Comentarios