Nido Fiú Fiú

El placard: próximo desafío en casa

“Pensá que la cuarentena la agarró a Marie Kondo con todo ordenado”, dispara el meme que llega por WhatsApp. Y la risa aflora, nos da alivio e invita a mirar nuestro alrededor. Después de todo, ¿cuántas veces dijimos que cuando tuviéramos tiempo íbamos a ordenar el placard?
miércoles, 8 de abril de 2020 · 18:24

Seguramente ya “activaste” con el orden de varios espacios de tu casa pero pasaron veinte días de cuarentena y el ánimo no es el mismo. Cuesta seguir el ritmo y encarar nuevas tareas de orden. Pero, como todavía queda mucha tela para cortar, días adentro, y puertas de closets aún sin abrir, te proponemos arremeter con el guardarropa y renovar energías mientras cambiamos de estación.

Para eso, hablamos con la asesora en imagen Valeria Daposo, quien desde hace una década trabaja potenciando el look de las neuquinas, brinda cursos y talleres específicos sobre el tema y sube contenido a su perfil de instagram (@valeria_daposo), donde ya cuenta con más de 3800 seguidores.

En su último posteo compartió tips para encarar un “Detox de guardarropa” y no morir en el intento. Dale, poné música y buceá al interior de tu armario, seguro tenés más de lo que necesitás.   

Foto: Depurar el ropero al menos una vez al año propone Valeria Daposo para “optimizar lo que tenemos y comprar a futuro de forma consciente”.

SOLTAR

“Elegí un momento donde estés tranquila y le puedas dedicar por lo menos dos horas. La intención es tomarlo como una actividad para cambiar de aire, liberar espacio y descubrir qué estamos necesitando y qué no”, dice Valeria. De ahí que lo mejor es hacerlo a conciencia y con el objetivo de no abandonar. Quedar a mitad de camino es peor que no haber empezado.

Una vez que te decidiste, el primer consejo es no vaciar el ropero por completo sino empezar a sacar prendas por categorías. “Muchas cometen el error de sacar todo y ponerlo en la cama, la montaña de ropa agobia, ver todo el caos estresa. Yo sugiero ir de a poco, sacando, mirando y poniendo en pilas: primero todas las remeras, después todos los pantalones, luego las camisas y así”.

Foto: Si tenés ropa que no usaste en el último año es muy difícil que la vuelvas a usar, por eso no la guardes, doná. 

Este momento también es propicio para ir evaluando el estado de las prendas, “pensar a conciencia qué, de todo lo que hoy estás usando, realmente sirve y qué no, qué está roto, manchado, con bolitas, y decidir qué cosas en buen estado vamos a donar. Todo lo que tenemos y guardamos ocupa espacio y la idea es conservar lo que verdaderamente usamos, nos gusta y queda bien. Lo demás, puede hacerle la diferencia a otra persona”.

EL PROBADOR

Una vez que esa primera selección está hecha es el momento de empezar a probarse y filtrar. Valeria explica que lo bueno de esta etapa es redescubrir las prendas que tenemos dándoles nuevos usos. “Acá hay que ser honestas, tenemos que ser capaces de ver qué nos pasa con lo que nos estamos probando, cómo nos hace sentir y ver si podemos darle una nueva oportunidad combinándola con otra. Si eso no sucede es mejor dejarla aparte”.

El objetivo de probarse la propia ropa como si fuera la primera vez es lograr armar nuevos equipos, prendas que combinadas entre sí resuelven la vestimenta para las actividades que realizamos.

Foto: “Tenete paciencia y pobate todo, es la única manera de decidir si algo se queda o se va”, dice la asesora en imagen.

“Está bueno también definir los básicos que nos salvan, según el gusto, la personalidad y las tareas que realizamos cada una. Tal vez, para una administrativa, un básico es un blazer y una camisa y para una docente es un jean, una polera y un cardigan”, describe. Por eso, es bueno volver a probarse la ropa, más aún en cambio de estaciones ya que una prenda se pudo haber deformado, decolorado o perdido algún botón y necesite un recambio.

A GUARDAR, A GUARDAR… 

Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar dice el refrán, y bien que vale para ponerlo en práctica. Así como sacamos la ropa por categorías, le volveremos a dar un espacio en el ropero, también por tipos de prendas y teniendo en cuenta qué se dobla y qué se cuelga.

“Si tu guardarropas es chico, lo mejor es colgar todo lo voluminoso y lo que se arrugue con facilidad. Los tapados, los abrigos, las blusas y vestidos. Éstos últimos pueden ir en fundas de a dos o tres para que las perchas no ocupen mucho espacio. Lo que se dobla, remeras, pantalones, suéteres, va en pilas no muy altas en estantes o en canastos contenedores para que no se caigan”.

Sucede que “si no lo ves, no lo usas” afirma Valeria, por ello también indica ordenar por color o por texturas ya que esa nueva estética visual que logremos nos va a dar la sensación de más tranquilidad y ayudará a elegir y encontrar las prendas con más rapidez. 

EXTRAS

Zapatos, carteras y bijouterie son los extras que también deben tener un lugar asignado para evitar el revoleo. Los zapatos se guardan en cajas transparentes o rotuladas, salvo que tengas zapatero o el armario de Carrie Bradshaw. “Los que están en uso se guardan enfrentados, punta y taco, así ocupan menos espacio, y los de la temporada anterior envueltos en papel de seda. Las carteras, se pueden colgar en percheros rellenas de papel para que no pierdan la forma, o bien sobre el estante más alto del armario para poder verlas y tenerlas a mano”, describe.

A la bijou es clave no perderla de vista ya que es lo que más rápido se desordena y, por esta causa, no volvemos a usar. “Los accesorios son nuestros grandes aliados y, en muchos casos, lo que nos destaca. Son mucho más accesibles que la ropa y hacen que un equipo pueda volverse otro completamente diferente agregándole, por ejemplo, un collar. Por eso es fundamental tenerlos por rubros, en cajas con compartimentos para encontrarlos con rapidez”.

Otra buena opción en tiempos de #QuedataEnCasa es fabricarnos un cuadro con ganchos, tubos y alambre exagonal para dejar colgado, y a la vista, todo lo que tenemos. Pinterest tiene buenísimas ideas para que lo hagas vos misma.

CHAU BODRIO

Abrir el ropero, resolver el ¿qué me pongo? en pocos minutos con seguridad y actitud, optimizando lo que tenemos y consumiendo-comprando de manera consciente son los efectos colaterales de mantener un guardarropa ordenado. No des más vueltas y encará el placard. La “silla-perchero” que tenés al lado de tu cama también te lo agradecerá.
 

 

Ver esta publicación en Instagram

🦋 Momento de renovar energía & ordenar tu guardarropa ☆ . 🦋 Y la pregunta es: ¿Cómo lo hago? ¿Por dónde empiezo..? Y por eso -y por sus consultas- decidí hacer este video cortito con algunos tips que habitualmente llevo adelante con mis clientas ☆ . 🦋 Mi consejo es: ¡No te vuelvas loca!!! Lo más importante es que elijas el día y te dediques a "disfrutarlo"... No lo hagas a las corridas porque si no vas a quedar a mitad de camino!! Y eso termina siendo peor!!! . 🦋 Hacer limpieza de placard te da espacio para lo nuevo, para comprar a futuro de un modo consciente y para descubrir nuevas maneras de usar tu ropa. Además, te permite un orden visual que te relaja y te da la oportunidad de elegir y diseñar tu look de un modo rápido y eficaz ☆ . 🦋 Lo que te cuento en el video es lo que hago yo con mis clientas cuando hago una consultoría de Detox de Guardarropa... y aprovecho a contarte que estoy a un minuto de lanzar ::⚠️ASESORIAS ON LINE⚠️:: para que podamos seguir trabajando juntas... pero a la distancia! ☆ . . #asesoradeimagen #detoxdeguardarropa #consultoriadeimagen #imagenyestilo #imagenpersonal #asesoramientopersonalizado #asesoramientoonline #guardarropainteligente #

Una publicación compartida por ASESORA DE IMAGEN (@valeria_daposo) el

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia

Comentarios