LAS RAZONES

Pirotecnia 0

No hay buena o mala pirotecnia, ni autorizada ni no autorizada, ni pólvora negra o blanca. Todos los productos son nocivos porque producen daño. El peligro radica en usarlas.
lunes, 16 de diciembre de 2019 · 15:05

Los animales tienen una capacidad auditiva mayor que los seres humanos y pueden reconocer grandes densidades de onda por segundo. Por eso muchos de ellos sufren el efecto de la pirotecnia durante las Fiestas de fin de año.

La mayoría de los accidentes ocurren cuando buscan escapar y refugiarse de los ruidos excesivos de los petardos. Muchas veces salen corriendo y son atropellados por algún auto. También pueden atravesar puertas de vidrio que les provocan profundos cortes. Estos incidentes pueden terminar con la muerte del animal.

Lo cierto es que las explosiones de fuegos artificiales perturban a los animales y afectan sus sentidos. Un animal perturbado, atemorizado o alterado, puede volverse violento con su propio dueño.

En algunos casos los perros pueden perder la audición si un petardo les explota cerca, con un tratamiento se logra recuperar. Otro problema es que intente agarrarlo con la boca y el artefacto explote, esto le ocasiona lesiones graves.

Las aves reaccionan a la pirotecnia con taquicardias que pueden provocar la muerte. Los insectos y otros animales pequeños poco pueden hacer para no ser dañados.

Los signos que con más frecuencia se pueden observar en un perro son: el congelamiento, temblores y jadeos continuos. También puede presentar salivación, taquicardia, aumento de actividad, estado de alerta y trastornos gastrointestinales.

En el caso de los gatos es distinto porque los ruidos pasan más inadvertidos. Por lo general, buscan ocultarse. Ellos encuentran refugio rápidamente y se quedan ahí hasta que se sienten seguros y salen.

Los humanos podemos percibir sonidos de hasta 20.000 ciclos por segundo, mientras que la capacidad auditiva de los animales es mucho mayor captando sonidos de alta frecuencia de 60.000 ciclos por segundo. Es por esto que perciben maximizados los estruendos de la pirotecnia.

Se recomienda no dejarlo atado durante los festejos ya que podría ahorcarse con su misma cadena. Lo ideal es que quede en un lugar cubierto, cerrado y seguro para su integridad. Tampoco es bueno acariciarlo y consolarlo en plena crisis ya que de ésta forma potenciamos su miedo.

No nos olvidemos de los perros que viven en la calle o los que han quedados solos o que pertenecen a otra especie. Todos ellos sufren los efectos de las explosiones. De ser posible refugiemos o retengamos a animales perdidos y asustados.

Si después de lo expuesto seguís pensando que los petardos, cañitas voladoras, rompeportones y fuegos artificiales son divertidos y duran un ratito, pensá en los bebes, los ancianos, los enfermos, las personas con alguna discapacidad o hipersensibilidad sensorial como las personas autistas ellos también sufren sus efectos.

Miedo, estrés, palpitaciones, taquicardia, infartos, afectación del sistema inmunológico y en caso de enfermedad empeoramiento de la salud del paciente.

Por todo esto te pedimos que celebres y disfrutes la Fiestas de fin de año con

PIROTECNIA  0.

¡Muchas gracias y Felicidades!

 

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias