Cipolletti

Alumnos y maestras de una escuela juntan dinero para ayudar a Tigre

Las voluntarias de FunPaBiA pese a estar desbordadas, asistieron a un perro atropellado y cuando pidieron colaboración para los gastos veterinarios las sorprendió el gesto de los niños de una escuela.
sábado, 03 de agosto de 2019 · 11:33

Una nota que decía “Para Tigre que te mejores” junto al dibujo de un corazón sonriendo y un huesito, es lo que recibieron de parte de niños de la Escuela 131 de Cipolletti, las voluntarias de la Fundación Patagónica para el Bienestar Animal (Fun.Pa.Bi.A) por haber auxiliado a un perrito comunitario que fue atropellado.

Y son estas las historias para destacar, porque hay docentes padres y niños, sobre todo niños que se involucraron y comprendieron rápidamente que ayudar está bien. Transmitirle estos valores desde el hogar, la familia pero también desde la escuela, nos muestra que se puede llegar, y no muy lejos en el tiempo, a incorporar la tenencia responsable, como juego, como actividad, como sea, pero dejarle a los niños una enseñanza para entender que esos perros y gatos que están solos en las calles están por una razón.

La historia de Tigre se repite a diario, sus “dueños” lo abandonaron cuando era tan solo un cachorro en el barrio San Lorenzo  de Cipolletti, los propios vecinos lo alimentan, los chicos le armaron una cucha, y el anda por la vida con su inocencia, entre los autos y el peligro.

Tigre está siempre en compañía de Tito, otro callejero más del barrio, juntos acompañan a esos niños hasta la Escuela 131 que está a unas 12 cuadras. Pero esta vez algo pasó.

El martes 30 varias personas publicaron en Facebook que había un perro atropellado allí en la escuela, pasaron las horas y nadie lo auxiliaba. Hasta que Natalia, integrante de Funpabia pasó cerca del lugar y desvió unas cuadras su recorrido. Habían dicho que Tigre estaba en el hall de la escuela, y allí lo encontró.

Bueno, tímido y sin reaccionar ante el dolor Tigre se dejó agarrar, se dejó inyectar y ante la falta de un hogar de tránsito, pasó la noche en la veterinaria. Cuando desde la fundación se empezó a pedir colaboración para este caso, la historia de Tigre empezó  a asomar. Fueron Silvia y Ricardo, los vecinos que contaron que había sido abandonado, que pasa sus días con Tito y que es parte del barrio.

Hoy Tigre está en tránsito con Natalia, tiene una infección muy grande en una de sus patas y dependiendo de su evolución es posible que haya que amputar. Y aquí otra parte de la historia, esa carta con un corazón y un hueso para Tigre, traía consigo medicación y dinero que un grupo de docentes y alumnos había juntado para que siga el tratamiento, además en la escuela dejaron una alcancía para que todos los que quieran ayudar se sumen.

Desde Colas y Bigotes nos sumamos al agradecimiento de FunPaBiA y destacamos el trabajo de las docentes que actuaron de esta manera, dando el ejemplo a los más chicos y también a los grandes. 

Tanto Tigre como su compañero Tito merecen un hogar y salir de la calle. Si podés y querés sumarlos a tu familia contactate con Fun.Pa.Bi.A Cipolletti y cambiá la historia de estos dos callejeritos.

 

 

 

 

 

40%
Satisfacción
40%
Esperanza
0%
Bronca
20%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias