Perros perdidos en la región

Buscan a Cielo, una perra que sufrió abusos y abandono

Tenía tan solo 7 meses cuando apareció en la vida de Laura quien le salvó la vida. Hace tres semanas desapareció y nada se sabe de ella.
lunes, 1 de junio de 2020 · 22:18

Cielo se perdió el jueves 14 de mayo y desde ese día no hay rastros. Vive en el barrio Rincón Lindo II, en Cipolletti, allí todavía la esperan y la extrañan ya que es parte de una familia que fue creciendo junto a ella.

Con un llanto que mezcla tristeza por esta ausencia y por la emoción de todo aquello que vivió con su rescate, Laura recordó cada momento. “Con Cielo nos encontramos en mayo de 2018 en Villa Manzano, en la ruta”. Fue el destino que seguramente le tenía preparado una aventura al poco tiempo de instalarse en Cipolletti junto a su marido, luego de dejar su querida Mendoza.

Mientras transitaban por la ruta clavó la vista en un perro negro, y lo primero que pensó fue “cuándo habría sido la última vez que había comido”, pararon el auto y allí desde la banquina lo llamó. A medida que el perro se acercaba, fue descubriendo que estaba desnutrido y cuando lo tuvo frente a ella vio que en realidad se trataba de una perra todavía cachorra.

Lo único que le pudo dar fueron unas facturas. Se las dejó y volvió al auto. Cielo, que todavía no era Cielo, aprovechó y antes de que Laura cerrara la puerta, la miró como pidiéndole una oportunidad. Laura y su marido decidieron casi sin dudarlo sacarla del medio de la ruta, Cielo se sentó atrás y con un olor que invadió el auto siguió viaje junto a quienes desde ese momento se convirtieron en su familia.

Ya lejos de ese lugar desierto, pasó por la peluquería, quedó irreconocible, limpia, con collar y chapita, pero tenía que superar tal como lo dijo Laura la “primera batalla”, que fue llegar a su nueva casa y conocer a sus “hermanas gatunas”. Fue un éxito.

A los pocos días la llevaron a la veterinaria para un control y programar la esterilización, pero la noticia no fue la esperada. Cielo tenía moquillo y con sus defensas bajas no había mucho por hacer, empezó un tratamiento con antibióticos y con Reiki lentamente fue superando esta dura enfermedad. Ganó la segunda batalla.

Una vez recuperada volvió a la veterinaria para su cirugía pendiente, y otra vez algo no estaba bien: Cielo tenía una infección en el útero, que según el médico veterinario podría haber sido consecuencia de un abuso sexual. Cielo ganó esa batalla también y empezó a vivir al fin una vida normal.

“Come con desesperación” contó Laura, “rompe la basura”, nunca perdió esa costumbre, tal vez por haber padecido el hambre y también es un poco bruta o eufórica. Saltaba y apoyaba sus patas sobre el cuerpo de Laura en busca de cariño y mimos. Y eso se extraña.

En esa casa se extraña la fidelidad de Cielo, quien en los momentos de nostalgia por estar lejos de su familia Laura la tenía a su lado, o en los momentos de tristeza ante la noticia, después de tantos intentos, de que no iba a poder quedar embarazada, allí también estuvo Cielo.

Como también estuvo Cielo dando señales, cuando de repente dejó de saltarle encima y dejó de ser bruta. A los pocos días de ese cambio de comportamiento, Laura recibió la noticia de que estaba embarazada. Y también estuvo Cielo, dando lengüetazos a esa panza que crecía hasta que finalmente nació Helena, quien fue recibida con otro lengüetazo, pero esta vez no solo por Cielo sino por su otra hermana perruna Azul.

Una historia casi de película, de las que a uno lo atraviesan. La vida de una pequeña perra repleta de sufrimiento tan solo en su primer año, pero que conoció el amor de una familia. Cielo no aparece pero la búsqueda sigue. Sigue en los refugios, en los barrios, en cada rincón. Laura sale a buscarla junto a Helena, quien hoy con 10 meses llama a Cielo y la espera como cada día.

Azul también llora esperando a su compañera. Laura no se rinde, tiene mucho por vivir junto a Cielo. Sigue buscando desde aquel jueves, cuando la vio por última vez, “me miró, la saqué al jardín de entrada, me saltó a mí y a Helena, nos hizo un cariño y ese fue el último momento donde compartimos juntas”.

Comentarios