Opinión

Estimados Reyes Magos

El gobierno comprendió -como tantas otras administraciones provinciales- que la demanda de mejorar los ingresos tiene que ver con la galopante inflación que ha hecho estragos con el bolsillo de los trabajadores, pero también asume que entrar en un demagógico dispendio es suicida. Y ese parece ser el ritmo de la puja que se vive, un toma y daca entre la responsabilidad de administrar lo mejor posible los recursos y el reconocimiento al deterioro salarial. Así va con un ojo en la lata y el otro en la sociedad.
sábado, 4 de enero de 2014 · 18:38
La situación salarial en la provincia parece haber ido cerrando bien, entendiendo por bien un acuerdo temerario y de muy difícil cumplimiento, hecho con la urgencia y la necesidad de partir raudamente al receso estival. Dicho de otro modo el gobierno necesitaba llegar al descanso para poder replantearse una nueva estrategia con los gremios. Compelidos por el conflicto policial los gremios debieron romper los compromisos asumidos con el gobierno y salieron a reclamar. El sistema de salud neuquino está en llamas y el gobierno cuenta con muy poca agua para apagar ese fuego. Sólo queda por resolver la cuestión de los enfermeros? No, son muchas las cuestiones que reclaman la atención del gobierno desde esa delicada área. Por ahora el Ejecutivo efectuó su propuesta y se plantó ahí: no solo eso, sino que además comenzó a mostrar que la decisión es firme al decidir desalojar a los manifestantes de ATE salud que bloqueaban una destilería en Plaza Huincul, además de ratificar por intermedio del ministro de Economía y Obras Públicas, Omar Gutiérrez que no pueden mejorar la oferta de entre 32 y 34 por ciento en el incremento para los enfermeros. 
El gobierno se ha puesto firme porque sabe que la escalada de escraches puede terminar en algo mucho más costoso si permite que continúen sin dar señales de firmeza. Las repudiables acciones frente a la casa de la vicegobernadora Ana Pechen o al propio ministro Gutiérrez es una metodología que suele contagiarse y de allí a que se conviertan en masivas media un paso nomas.
No es poco el esfuerzo que financiero que ha hecho el gobierno neuquino, máxime si se tiene en cuenta cual es el estado de las finanzas de la provincia y el contexto económico en que se debe gobernar en el 2014. Lo expresó gráficamente Jorge Sapag cuando señalo que el límite era "volcar la provincia”. 
La paz social que el gobierno buscó solidificar durante todos estos años entra en tensión con la imperiosa necesidad de mantener la capacidad adquisitiva de los salarios públicos. El gobierno comprendió -como tantas otras administraciones provinciales- que la demanda de mejorar los ingresos tiene que ver con la galopante inflación que ha hecho estrago con el bolsillo de los trabajadores, pero también asume que entrar en un demagógico dispendio es suicida. Y ese parece ser el ritmo de la puja que se vive, un toma y daca entre la responsabilidad de administrar lo mejor posible los recursos y el reconocimiento al deterioro salarial. Así va con un ojo en la lata y el otro en la sociedad.
Que sí, que no
Tras un extenso silencio mediático ha vuelto a situarse en escena el senador Guillermo Pereyra. Lo ha hecho para dejar trascender que piensa sentarse a dialogar con todos los sectores internos del MPN para armar una propuesta partidaria.
El detalle sobresaliente es que quiere hablar únicamente con quienes piensan distinto al gobierno, de hecho ha expuesto que el límite son aquellos que mandaron a votar en contra del movimiento en las elecciones de octubre pasado. Ha definido entre sus colaboradores más íntimos que quiere hablar con José Brillo la semana que viene y después hablar con el presidente del partido Jorge Sobisch , "sí, sí con bigote también quiere hablar”, confió una fuente allegada al petrolero.
Guillermo Pereyra tiene además armada su agenda para este enero con actividades gremiales. Le espera un importante rol protagónico en la unificación de las tres CGT’s , donde deberá lograr que Moyano, Caló y Barrionuevo unifiquen al menos el discurso sino la personería en esta etapa de crisis que vive el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Todo esto sucederá en Mar del Plata durante esta primera quincena de enero, pero antes Pereryra deberá participar de la paritaria de su sector. Un tema no menor si se tiene en cuenta el peso del gremio petrolero en el actual contexto nacional.
Luego de haberse diluido o desdibujado un poco tras el incidente de salud que le tocó vivir, Pereyra parece dispuesto a recuperar el terreno perdido y comenzará a recorrer la provincia nuevamente.
Grandes ligas
El objetivo de pelear por el partido y por la gobernación no parece alterarse. Lo cierto es que aquí el panorama es mucho más amplio que la elección para senador. Aquí entran a tallar otros intereses y otros actores y ahora sí Pereyra puede empezar a inferir que esta por jugar en las grandes ligas, y aquí deberá sacar bien las cuentas.
Por lo pronto ya dos ministros anunciaron que Jorge Sapag está interesado en ser candidato a presidente del partido, algo que desde esta columna dábamos por descartado hace un par de semanas atrás. Si esto es así, la gran discusión será la fecha de la interna partidaria y ahí vuelve a  asomar el protagonismo de Jorge Sobisch como presidente del partido.
Se viene una mesa de póker para seguir con mucha atención, este verano la política no se toma vacaciones.
M.E.G.


Comentarios