EDITORIAL

Las razones y sus porqués

Este sistema político y su subsistema de acción es el que la burocracia estatal conoce desde siempre, es lo que viene funcionando desde tiempo fundacionales en los gobiernos del Movimiento, por lo tanto Sobisch en ningún momento dudo de ser candidato, sino de las condiciones en las que podría llegar a serlo. Su karma no es haber perdido en las anteriores internas con Jorge Sapag sino en las condiciones en que llegaría a estas y esas condiciones están muy ligadas a los recursos para jugar la interna: verdad de Perogrullo para cualquiera que conozca el funcionamiento interno del MPN.
sábado, 11 de octubre de 2014 · 21:13
Semana de definiciones. Una frase hecha que ayuda a ordenar lo que a priori es la agenda a seguir en la interna del MPN. Hay tantas cosas en juego que cuesta lograr una cierta lógica instrumental; apelar a algún recurso heurístico para tratar de entender los "porque” de ciertas decisiones es una ayuda para acercarse mínimamente a una explicación de lo que pasa.
Visto desde afuera el MPN es un universo surcado por las razones de estado; cualquier decisión,  por más sencilla que sea, es sopesada en función de su impacto en la interna. A partir de esta plataforma veremos qué fue lo que pasó en la definición de las fórmulas.
El acuerdo de Jorge Sobisch con Guillermo Pereyra implica una alianza entre dos opositores internos al gobierno de Jorge Sapag. Se trata de un acuerdo de complementos. Donde Sobisch asume el rol protagónico de enfrentar a la fórmula de Sapag sabiendo que parte de la debilidad de no contar con una estructura estatal que lo respalde y que la mayoría de las organizaciones paraestatales están condicionadas por su relación con el Estado. Entiéndase como que el vínculo con el gobierno limita su posibilidad de decidir su apoyo a otra fórmula que no sea la oficial. Estamos hablando de organizaciones sindicales, proveedores, empresas de servicios, inclusive los empleados estatales. Nada nuevo bajo el sol; algo que todos los actores conocen.
Este sistema político y su subsistema de acción es el que la burocracia estatal conoce desde siempre, es lo que viene funcionando desde tiempo fundacionales en los gobiernos del Movimiento, por lo tanto Sobisch en ningún momento dudo de ser candidato, sino de las condiciones en las que podría llegar a serlo. Su karma no es haber perdido en  las anteriores internas con Jorge Sapag sino en las condiciones en que llegaría a estas y esas condiciones están muy ligadas a los recursos para jugar la interna: verdad de Perogrullo para cualquiera que conozca el funcionamiento interno del MPN.
He aquí los motivos centrales de su acuerdo con Guillermo Pereyra, el aporte societario del petrolero para que el ex gobernador pueda dar la pelea en condiciones mínimas.
Luego surgió la necesidad de ubicar en la fórmula alguien que represente el acuerdo sellado entre ambas figuras y allí se dio la primera situación de tensión -mínima pero tensión al fin- entre los sobichistas y los petroleros; los blancos querían alguna figura emblemática de los dirigentes cercanos a Pereyra y desde los azules y blancos habían elegido a la joven abogada Verónica Zanet muy allegada al Pereyra pero que dentro de la estructura gremial no cuenta con peso propio. Allí surgió el reclamo de los blancos por una mejora en la integración de la fórmula y fue entonces que surgió el nombre de Omar Lorenzo como acompañante de Jorge Sobisch. Con esta figura los blancos aseguran garantizarse que los petroleros jugarán a fondo y no van a escatimar ningún esfuerzo. Omar Lorenzo es el tesorero del gremio y uno de los pesos pesados de la organización. Si bien no suma para "ablandar” la imagen de la formula, sí es un militante que ya jugó en el mundo de la política y fue diputado provincial, además de tener vocación política y ambición de poder. Así fue como se definió la integración de la formula de la blanca/azul y blanca que va a enfrentar a la lista del gobierno.
Los "porqués” azules  
Mientras tanto por su lado la lista azul terminó confirmando la misma fórmula que propugno para los cargos partidarios, de este modo el contador Omar Gutiérrez, actual presidente del MPN y Rolando Figueroa, presidente de la Convención, serán quienes defenderán la idea de continuidad del proyecto que lidera Jorge Sapag. Alguien se preguntará porque tanto tiempo se tardó en determinar la integración; acaso se pudiera pensar que fue una cuestión de Sapag o de preservar la novedad hasta último momento. Nunca las cosas donde interviene el poder tienen un motivo único y determinante. Además los rumores y las especulaciones palaciegas estuvieron a la orden del día. 
Tras un retiro por el norte argentino el intendente de Chos Malal volvió y se integró de lleno a la tarea de confirmar su lugar en la fórmula. Lo que se decía es que sí Figueroa no conservaba su espacio entre los azules había intención de parte de Pereyra y de Sobisch de tentarlo para que se sume a la aventura que emprenden.
Nadie confirmó que esto fuera cierto, pero algunos dirigentes azules dejaron trascender que las cosas con Figueroa no estaban del todo bien, tipo que había resistencia a que fuera el segundo de Gutiérrez por desavenencias con este y algunas acciones que disgustaron al propio Sapag.  Las versiones más picantes sostienen que el intendente norteño habría mantenido algunas conversaciones informales con Sobisch y con Pereyra con cierto tenor político. Lo que encendió la ira de sus compañeros de lista incluido la de su máximo referente. Esta situación sumada a que Figueroa habría impulsado la idea de que la vicegobernadora Ana Pechen se lance al ruedo intentando su habilitación constitucional son los motivos que esgrimen algunos voceros azules para justificar la reticencia inicial para su incorporación a la fórmula con Gutiérrez.
Todo eso ha quedado en la especulación y en el rubro chisme. El aquí y ahora indica que Gutiérrez - Figueroa son la fórmula que intentará retener el poder de los azules. Cuentan con la estructura del gobierno y además con un triunfo reciente sobre Pereyra que ha fortalecido al sector y obviamente ilusiona a sus seguidores.
El tercero en discordia
 No se anunció oficialmente pero se espera que el primer día hábil de la semana que viene se confirme la decisión de José Brillo de participar de la elección interna con su propia fórmula. La especie fue echada a rodar en las últimas horas y se sostiene a partir de la decisión del ex diputado nacional de anunciar públicamente que se aleja del lado de Guillermo Pereyra porque no comparte la decisión de unirse con Jorge Sobisch. Nada es neutro cuando se trata de decisiones políticas. Si se confirma la candidatura de Brillo se contamina lo que estaba conformado como un escenario pulcro y llano, es decir, un escenario polarizado sin posibilidad de andar con ambivalencias. Pero estamos hablando conjeturalmente y la política se nutre de hechos concretos. 

 

M.E.G.



Comentarios