Opinión: Alicia Comelli*

El sentir nacional

Históricamente, jurídicamente, geográficamente y a nivel de consensos populares la República Argentina tiene motivos de sobra para sostener su postura. Es claro que el Reino Unido no puede decir lo mismo y es por ello que intenta todo el tiempo evadir un debate serio, entre naciones civilizadas, para dedicarse a explicaciones más similares a una charla de bar entre personas que han disfrutado de unas cuantas copas. Intentar responder a las declaraciones de este funcionario seria para nosotros entrar en el terreno de juego que el gobierno de ocupación de nuestras islas pretende
domingo, 16 de marzo de 2014 · 11:02

Consultado por la agencia de noticias Télam en Montevideo, donde se encontraba, el ministro británico para América Latina Hugo Swire reconoció que cree que (el diputado Sergio) Massa y (el jefe de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Mauricio) Macri son "contendientes presidenciales que tendrán un acercamiento más realista y maduro a la cuestión de las Falklands". El funcionario británico manifestó que en su país confían en "que el gobierno argentino va a cambiar, porque hay elecciones el próximo año y la presidenta (Cristina Fernández de) Kirchner no puede ser reelecta. Por lo tanto habrá un nuevo presidente. Y nosotros deseamos que el próximo gobierno en Buenos Aires tenga una mirada distinta a la del actual".

El ministro del Foreign & Commonwealth Office volvió a defender la consulta hecha en las islas el año pasado y afirmó que los ocupantes de las Malvinas "tienen derechos humanos" y han votado para "seguir con su autodeterminación y continuar con su estilo de vida". Ante semejantes declaraciones que no hacen más que dejar al descubierto la ignorancia del funcionario en cuestión, es que me veo en la obligación, como argentina primero y como diputada de la Nación después, a referirme a este tema.

La recuperación de nuestras Islas Malvinas es una causa que no responde a la política de un gobierno de turno. Es hora de que los funcionarios del Reino Unido comprendan de una buena vez y para siempre que los argentinos todos, como pueblo y como nación organizada, tenemos un sentimiento de pertenencia total y absoluta respecto de las islas a nuestro territorio nacional.

Históricamente, jurídicamente, geográficamente y a nivel de consensos populares la República Argentina tiene motivos de sobra para sostener su postura. Es claro que el Reino Unido no puede decir lo mismo y es por ello que intenta todo el tiempo evadir un debate serio, entre naciones civilizadas, para dedicarse a explicaciones más similares a una charla de bar  entre personas que han disfrutado de unas cuantas copas.

Intentar responder a las declaraciones de este funcionario seria para nosotros entrar en el terreno de juego que el gobierno de ocupación de nuestras islas pretende. Es por ello que no voy a hacer un análisis pormenorizado de las ya conocidísimas resoluciones de la ONU, de las presentaciones de nuestro país ante organismos internacionales, con fundamentos excelentes debo decir, y la política de apoyo que ha logrado la Argentina en la región latinoamericana.

Y ese apoyo no se basa sólo en el hecho que los países de la región sean necios y por ello sólo asienten para ver feliz al gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. El apoyo alcanzado tiene que ver con el reconocimiento por parte de nuestros hermanos de los derechos soberanos de la Argentina y la constante violación por parte de Gran Bretaña de todas las convenciones que hacen a las relaciones bilaterales entre países modernos.

Seguir anclado en el colonialismo, en la barbarie de la ley del más fuerte en términos militares o en la simple usurpación y despojo de los recursos naturales de otra nación por vías de la ocupación ilegal de espacios, no le da la razón a su gobierno Sr. Hugo Swire. Sólo deja al descubierto la necedad de la postura del gobierno al que usted representa.

Para finalizar quiero hacer énfasis en el hecho de que la política de la Argentina respecto a las Islas Malvinas no va atada a los colores o las banderas de un partido político o un gobierno. En la Argentina, para los argentinos, y en la región toda me atrevo a decir que la concepción de la pertenencia de las Islas Malvinas a nuestro país es una causa nacional, basada en el sentir de un pueblo y la soberanía de un país que ha sabido reclamar por los canales diplomáticos internacionales correspondientes.La Argentina no va a bajar los brazos en lo que a este tema respecta. Y ello no se debe a un gobierno. Se debe a un mandato popular que encuentra apoyo y esfuerzos conjuntos como ninguna otra causa nacional lo ha logrado.

 

Alicia Comelli es diputada nacional por el MPN 


Comentarios