OPINION: Alicia Comelli *

MPN: diversidad, consensos y unidad fortalecida

La democracia y el sistema de representación hacen cada vez más urgente la misión de los dirigentes en la construcción política y en el fortalecimiento de los partidos políticos para generar el espíritu de confianza en la sociedad, para el engrandeciendo los espacios de credibilidad que la ciudadanía les confía en el diseño de políticas públicas, para la canalización de conflictos sociales, para la formación de nuevos dirigentes y la educación de ciudadanos para la democracia.
sábado, 29 de marzo de 2014 · 21:14
De cara a la elección de cargos partidarios en nuestro partido, en el Movimiento Popular Neuquino -bajo el manto de un pretendido discurso de consensos de la mayoría de los sectores- se reeditan y avivan viejas diferencias, llevándolas a su expresión máxima de la no conducta partidaria -actitud que en todo caso deberá analizar la institución  y sus estamentos  de ética-. Pero en realidad lo más importante  hoy, dejando  personalismos de lado, es centrar todo los esfuerzos  en la construcción de un consenso amplio, generoso, inclusivo  para definir quiénes han de dirigir el MPN de cara a la próxima contienda electoral en 2015.
Momentos institucionales como los que venimos viviendo en nuestro partido nos obligan a plantearnos y repensar conceptos de la esfera política para entender dónde nos encontramos. Uno de los actores más significativos en la vida del Estado Democrático Moderno es el partido político y, por eso,  lo reconocemos como el espacio por excelencia de expresión, representación y procesamiento de las demandas de los ciudadanos. Al mismo tiempo es  el actor legalmente instituido que ejerce de manera exclusiva la interacción entre el Estado y la sociedad.
Ahora bien, entendiendo que los partidos políticos tienen la responsabilidad de canalizar el enorme caudal de voluntades ciudadanas y conducirlo hacia el bien común, el interés general de toda una sociedad resulta de una enorme vitalidad que los dirigentes y afiliados puedan fusionar todas las acciones necesarias en pos del crecimiento partidario. En el caso del Movimiento Popular Neuquino sólo la fuerza de la unidad, con diversidad  de opiniones, que caracterizó desde siempre a nuestro partido, nos permitirá seguir construyendo una provincia, cuyo ADN lo encontramos en la sangre de nuestro partido, que no sólo concitó la adhesión  ciudadana  sino que  supo sobrellevar los embates políticos y sociales de las últimas décadas ocurridas en el país para consolidar y,  sobre todo, defender el crecimiento sostenido de la provincia.
Nuestro partido, con más de 50 años de historia y con protagonismo en el sistema de representatividad de la Argentina, desde sus orígenes hasta el presente, fue un hacedor concreto de la historia de la provincia y esa construcción, ante la que debemos responder día a día, se hace con más acuerdos  que disensos, con más trabajo hacia adentro, con el esfuerzo puesto en trabajar todos juntos, con el mismo Norte aun en la diversidad de opiniones coyunturales, reforzando las bases de esa neuquinidad -de una tierra de confluencias- unidos en el compromiso y  con la fuerza desde adentro mismo del movimiento.
Por ello, el fortalecimiento del Movimiento Popular lo lograremos consensuando entre todos el marco de ese Norte, cuyo eje central sea la incorporación activa de ciudadanas y ciudadanos que sientan la necesidad de volcarse con compromiso y responsabilidad a la importante tarea de seguir construyendo un partido provincial, garante de la participación, comunicación y representación política de todos los neuquinos, aún más teniendo en cuenta los desafíos que se avecinan en materia de  reconversión productiva y su impacto directo en el bienestar de la sociedad.
La democracia y el sistema de representación  hacen cada vez  más urgente la misión de los dirigentes en la construcción política y en el fortalecimiento de los partidos políticos para generar el espíritu de confianza en la sociedad, para el engrandeciendo los espacios de credibilidad que la ciudadanía les confía en el diseño de políticas públicas, para la canalización de conflictos sociales,  para la formación de nuevos dirigentes y la educación de ciudadanos para la democracia.
Por eso, de cara a la renovación de autoridades partidarias creemos firmemente en la necesidad  de trabajar en un consenso sin exclusiones, en la que nuestro propósito sea encontrarnos en todo lo que esto significa: compromiso, lealtad, con más militancia y más disponibilidad para hacer las cosas. A mayor acuerdo, mayor encuentro, más unidad. Nosotros somos movimiento porque somos todos juntos, somos populares porque somos para todos juntos y somos neuquinos porque fuimos y somos respuesta a todos los neuquinos.
La crítica ligera y la confrontación obstinada son fáciles, lo difícil es la construcción de consensos,  de aquiescencia  respetando la diversidad de ideas, como fuente de  una unión fuerte y verdadera dentro de nuestro querido Movimiento Popular Neuquino. 

 

* Alicia Comelli es diputada nacional del MPN 

 


Comentarios