Editorial

La dualidad

Cuando más se habla de lo bien que le va ir con el petróleo no convencional, más gente busca solucionar su vida viniendo a vivir al región. Y venir a vivir a la región implica radicarse en Neuquén que hoy por hoy es la ciudad con más capacidad de respuesta. Una delicada situación se genera a partir de estas decisiones y la respuesta solo tiene dos caminos posibles: o se resuelve desde el municipio o se atiende desde la provincia. Esto implica el incremento constante de la demanda de atención en la salud pública y mayores reclamos de seguridad, dos de los servicios básicos que presta el Estado y que junto a la educación son las principales partidas en el presupuesto de la provincia. Y cuando se lee el presupuesto es cuando uno tiene dimensión de lo escaso y finito que son los recursos en la actual coyuntura. Ahí reside la verdadera muñeca política del gobierno.
domingo, 18 de mayo de 2014 · 13:31
Mientras que en el oficialismo todo indica que no habría un enfrentamiento por la conducción partidaria entre Jorge Sapag y Guillermo Pereyra, por el lado de la oposición los principales referentes hacen política afuera de la provincia. Ese es el caso de Horacio Quiroga y Ramón Rioseco quienes estuvieron esta semana, uno en Buenos Aires con Sergio Massa y el otro fuera del país –Rioseco- empapándose de lo que es la explotación del petróleo no convencional en América del Norte.
La realidad política parece consumarse por fuera de los acuciantes problemas sociales que se viven en la cotidianidad; Neuquén tiene o vive esa suerte de bipolaridad, entre lo que realmente sucede y lo que está por venir y en ese entretanto la conflictividad se desenvuelve a sus anchas. 
El remedio a tal situación no parece estar cerca y cuanto mejor peor, parece ser la máxima. Aunque parezca una contradicción no lo es. Cuando más se habla de lo bien que le va ir con el petróleo no convencional, más gente busca solucionar su vida viniendo a vivir al región. Y venir a vivir a la región implica radicarse en Neuquén que hoy por hoy es la ciudad con más capacidad de respuesta. Una delicada situación se genera a partir de estas decisiones y la respuesta solo tiene dos caminos posibles: o se resuelve desde el municipio o se atiende desde la provincia.
Esto implica el incremento constante de la demanda de atención en la salud pública y mayores reclamos de seguridad, dos de los servicios básicos que presta el Estado y que junto a la educación son las principales partidas en el presupuesto de la provincia. Y cuando se lee el presupuesto es cuando uno tiene dimensión de lo escaso y finito que son los recursos en la actual coyuntura. Ahí reside la verdadera muñeca política del gobierno. 
Y en tal coyuntura es donde se desenvuelve la oposición política y gremial. Conocedores de que no alcanzan los recursos para cubrir todas las demandas de la sociedad construyen un discurso a partir de lo que habría que hacer, aunque nuca explican de donde sacarán los recursos. En fin cuestiones que vienen de larga data y que probablemente sigan así hasta que haya un cambio en la cultura política.
Los reclamos de Pereyra 
Por su parte el senador Guillermo Pereyra parece vivir también en una dualidad entre su rol de gremialista y representante de la provincia en el senado.
Pereyra, había reclamado que se elimine el impuesto a la transferencia de Combustibles a las pequeñas empresas neuquinas, a las que el tributo impide competir en igualdad de condiciones con las extranjeras y peligran 700 puestos de trabajo. El dirigente petrolero explicó que la situación es insostenible "porque las empresas ya han preavisado el despido al 80% de los trabajadores de esas plantas".
El senador nacional por Neuquén y titular del Sindicato de Trabajadores del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa amenazó con una medida de fuerza que consistirá en la realización de un paro general para los días 26 y 27 de mayo con afectación de la producción, ante la falta de respuesta del gobierno nacional al pedido realizado por el dirigente en defensa de las pequeñas refinerías que operan en la provincia de Neuquén.
En abril pasado Guillermo Pereyra solicitó al jefe de Gabinete del gobierno nacional, Jorge Capitanich,  que se igualen las condiciones comerciales y tributarias que se le imponen a las refinerías Renesa y Fox Petrol con las que tienen las empresas extranjeras. Ambas empresas asentadas en Neuquén están operando de manera deficitaria y se encuentran en riesgo 700 puestos de trabajo.
Sin embargo, a pesar de las gestiones realizadas ante Jorge Capitanich y el ministro de Economía Axel Kicillof no se ha obtenido respuesta a la fecha. Por lo tanto Pereyra ya avisó que la situación es insostenible  y que las empresas ya han anunciado el despido al 80% de los trabajadores de esas plantas.
Además, estas empresas de producción local pagan el Impuesto a la Transferencia de Combustibles, del que están eximidas las extranjeras. Una situación a todas luces inadmisibles e insostenible, lo que constituye un privilegio en beneficio de las extranjeras en desmedro de las compañías locales.  Estas son las cuestiones que ocupan la gestión diaria de los principales referentes de la provincia, gestión y más gestión. Lo que deja al descubierto la asimétrica relación entre las provincias y el gobierno nacional que absorbe recursos y acapara facultades dejando a las provincias frente a los problemas sin que en ocasiones aporte soluciones. La eterna discusión del federalismo parece volver a cobrar impetú.


M.E.G.


Valorar noticia

Comentarios