EDITORIAL

Malestar y división

Hasta la semana pasada sobrevivía en la mentalidad del oficialismo la idea de la perpetuidad, algo así como que nunca se iba a acabar la era de “JAS”, suelen llamar al gobernador, pues bien ya comienza a vivenciarse una realidad diferente y la mayoría de los referentes vive la incertidumbre de cómo sigue la historia; bajo que techo cubrirse de la intemperie que podría llegar a sobrevenir luego de que JAS se mude de la Casa de Gobierno. La realidad es tan cruenta que algunos han perdido el temor (y también el pudor) de hablar con Guillermo Pereyra. Algo que hasta la semana pasada estaba vedado y era considerado una falta grave a la lealtad, hoy son muchos los que piensan diferente y ven en el petrolero a un joven, rubio alto y de ojos celestes. Así funciona la realpolitik del MPN.
domingo, 25 de mayo de 2014 · 18:17
La reunión que celebraron un grupo de intendentes y dirigentes del MPN días la semana pasada en Loncopué sembró discordia en el oficialismo azul, malestar en el gabinete y cierto fastidio del gobernador Jorge Sapag. Es que si bien en principio estaba de acuerdo con que se avanzara en la definición de algunos nombres para encabezar listas partidarias con miras a las elecciones de agosto, la cosa no salió ni cerca de lo que el estilo Sapag acepta. Muy malo el proceder de algunos dirigentes que lo único que lograron fue propiciar sus propias figuras y encender todas las alarmas de los demás referentes. Sapag los mandó a espiar y ellos tocaron timbre. 
Y conociendo el estilo del primer mandatario ya se sabe que no acepta remiendos. Y todo fue muy desprolijo, por ejemplo algunos de los participantes de ese encuentro se volvieron enojados y quejosos a sus lugares de origen. Es que la legitimidad de la reunión estaba fundada en un encuentro anterior en Chos Malal donde sí había participado el gobernador Sapag y allí habría habilitado la búsqueda de algunos nombres para encabezar las listas ya que él desistió de competir en la interna partidaria.
La amenaza de Guillermo Pereyra de que si Sapag encabezaba la lista partidaria él iría enfrente, fue el punto de partida para que el oficialismo comenzara a definir cuáles serán sus pasos para suceder a Sapag. Porque si de algo habría que hablar después de Loncopue es que se comenzó a vivenciar la inevitable finitud de esta administración. Sin posibilidad de reelección de Jorge Sapag hay un final de ciclo. Y este final de ciclo exige un reacomodamiento de las fichas y un nuevo tablero.
Hasta la semana pasada sobrevivía en la mentalidad del oficialismo la idea de la perpetuidad, algo así como que nunca se iba a acabar la era de "JAS”, suelen llamar al gobernador, pues bien ya comienza a vivenciarse una realidad diferente y la mayoría de los referentes vive la incertidumbre de cómo sigue la historia; bajo que techo cubrirse de la intemperie que podría llegar a sobrevenir luego de que JAS se mude de la Casa de Gobierno. La realidad es tan cruenta que algunos han perdido el temor (y también el pudor) de hablar con Guillermo Pereyra. Algo que hasta la semana pasada estaba vedado y era considerado una falta grave a la lealtad, hoy son muchos los que piensan diferente y ven en el petrolero a un joven, rubio alto y de ojos celestes. Así funciona la realpolitik del MPN.
En conclusión, fue tal la polvareda que levantó el malón que algunos comienzan a restregarse las manos. Si los azules se convierten en 3 listas y los blancos deciden volver a dar batalla por el partido estaríamos ante un escenario muy rico en matices y con una deriva incalculable.
Una visita significativa
La presencia de Daniel Poneman, viceministro de Energía de EE.UU. fue el hecho destacado de la semana.  De la visita participaron, además, Kevin Sullivan, ministro Consejero de la Embajada de Estados Unidos en la Argentina; Paula Gant, ayudante adjunta del secretario de Petróleo y Gas del Departamento de Energía de los Estados Unidos, y Kevin Maneffa, gerente general para el joint venture con YPF.
En Loma Campana, Poneman observó los avances de YPF en el área donde, al cierre de abril, se llevaban 168 pozos no convencionales puestos en producción de manera exitosa. Y pudo observar en acción los nuevos equipos perforadores (Walking Rigs) que se integran al parque de 19 equipos y que permitirán mejorar la performance en Loma Campana con una notable disminución de los tiempos y costos de perforación.
YPF lidera hoy la producción no convencional en la provincia de Neuquén con una producción promedio diaria durante el primer trimestre de 18.600 barriles equivalentes de petróleo.
Todo esto va muy bien pero este lunes 26 los petroleros nucleados en el gremio que conduce Guillermo Pereyra paran por 24 horas en defensa de las compañías pequeñas que sufren la discriminación del gobierno nacional en beneficio de las más fuertes del mercado. Pereyra defiende la mantención de 700 puestos de trabajo que se perderían en caso de que estas empresas cerraran sus puertas. Algo que está muy cerca de suceder. 
Quien salió a defender la articulación de políticas entre Nación y Provincia fue el ex diputado José Brillo quien señalo  "Es llamativo como se intenta confundir poniendo a  YPF como único y excluyente protagonista en el desarrollo de Vaca Muerta, cuando lo que hay que hacer es recuperar el protagonismo de Secretaría de Energía de la Nación y la articulación Nación – Provincias a través del Congreso, para definir los precios del petróleo y el gas en las cuencas productoras, la política cambiaria, el comercio exterior en materia energética,  la remisión de utilidades y las facilidades aduaneras de manera previsible, para permitir inversiones asociadas a YPF o a cientos de empresas del mundo interesadas en el gas y el petróleo de la Argentina”, obviamente que lo de Brillo no es ajeno a lo que está haciendo el senador Pereyra. No por nada se lo menciona a Brillo junto a Brollo como los posibles candidatos de Pereyra junto al intendente de Rincón de los Sauces, Marcelo Rucci.
Una mezcla de política y petróleo, así es la realidad política de Neuquén en estos tiempos de Vaca muerta.

 

M.E.G.



Comentarios