La Política en Neuquén

Alberto y la “buena onda” de Omar

El Presidente estuvo en Villa La Angostura. El gobernador lo ensalzó y le prometió afecto y compromiso “hasta el final”. Apoyo a la negociación de la deuda externa mirando de reojo a Vaca Muerta.
domingo, 7 de junio de 2020 · 13:29

El Presidente de la Nación, Alberto Fernández, arribó a Villa La Angostura la tarde del viernes y regreso a Buenos Aires veinticuatro horas después. Hubo tiempo para inaugurar una Planta Procesadora de Efluentes Cloacales, recorrer otras obras en ejecución y encabezar un acto institucional que aglutinó a la reducida comitiva nacional, a algunos representantes del peronismo neuquino y a la hambrienta colectividad emepenista. El gobierno nacional llegaba a Villa la Angostura con el manual que el peronismo tiene a mano cada vez que es gobierno. Brazos amplios, sonrisa gardeliana, espalda y oídos para contener y comprender a los anfitriones de turno. La postura del Alberto es la misma en cada lugar al que asiste y Neuquén no fue la excepción. El MPN, con Omar Gutiérrez, como estandarte, iba al encuentro con la imperiosa necesidad de sacar la sortija que le permita congraciarse con el poder nacional durante otros cuatro años más. Lo logró y con creces.

Afiches

Lo ocurrido en el Centro de Convenciones de la ciudad lacustre da certidumbre a lo dicho. En su intervención el gobernador neuquino resaltó, muchos dicen en demasía, las dotes de conductor del Huésped de Honor. Por su parte, Fernández, ante tamaña exaltación retribuyó cada uno de los cumplidos que venían de parte del “capitán de Vaca Muerta”. La política en toda su dimensión.

En concreto se firmaron convenios por más de 2.500 millones de pesos. Mayormente programas de obra pública que deberían ejecutarse durante los próximos 24 meses. En otros tiempos, hubiera sido lo importante, las circunstancias obligaron a poner más énfasis en las palabras que en las obras.

La estadía presidencial tuvo un mensaje que mostraron los medios y analistas, pero también hubo un costado de lo ocurrido que solo administran quienes estuvieron cerca o participaron en algunas de las reuniones que encabezó Fernández. Luego del paso del Presidente por tierras neuquinas quedó la sensación de que el período de cuarentena, tal como está, tiene los días contados. Así se lo habría hecho saber a las autoridades neuquinas y a algunos dirigentes peronistas locales.

Final de cuarentena

Fernández solicitó al gabinete de ministros que tengan listo el plan que posibilite abandonar la cuarentena, cuanto antes. Desde el domingo pasado, el ministro de Interior Eduardo “Wado” de Pedro trabaja y coordina el armado del futuro esquema solicitado por “el Presi”. Las novedades son parte de la información que quedó en manos del gobernador neuquino. Algunos indican que el anuncio podría ser durante los próximos días. Los pedidos de reactivación económica calaron hondo en el gabinete nacional y la intervención de Gutiérrez, la noche del viernes en El Messidor, profundizaron la necesidad de comenzar a dar señales claras sobre el rumbo que debe tomar la economía de cara a la post pandemia. Un camino muy largo por recorrer.

La cita en Villa La Angostura, dejó a todos congraciados pero convencidos de que lo peor aún no comenzó. Preocupa y mucho la situación en el sector petrolero. Analistas del sector observan los pasos que están dando las grandes operadoras en la Patagonia. La petrolera YPF notificó la baja de los contratos de servicios a la empresa San Antonio. Son 18 equipos que este mes quedaron desafectados de YPF, del total 12 operaban en Vaca Muerta. La preocupación también llega a PyMES de toda la región porque la petrolera estaría tomando decisiones similares con otras áreas ligadas a las prestadoras de servicios contratadas. Los empresarios neuquinos se sienten con la soga al cuello y obligados a comenzar a redactar los telegramas de despidos de gran parte del plantel de empleados. En el sector turístico la situación también es más que preocupante. En el sur de Neuquén hay mucha preocupación y se lo hicieron saber a emisarios del gobierno nacional. Villa La Angostura, Traful y San Martin de los Andes, son los destinos que sentirán los azotes de la “coronacrisis”. El tridente de destinos turísticos del sur tiene como base de sustento a un público mayormente radicado en el corredor “cerealero”. Se estima que la caída en la recepción de ese público rondará el 90 por ciento. Allegados a la comitiva de Fernández, le confirmaron a este cronista, que la preocupación por el futuro de la actividad turística es muy alta. El gobierno nacional tomó nota del diagnóstico y trabajará, junto a provincia, en alternativas que sirvan como paliativo de la actual situación y la crisis que avizoran.

Fotos ingratas

A nivel nacional se estima que hay 100 mil puestos de trabajo en riesgo. La Federación de Empresarios Gastronómicos y Hoteleros de la República Argentina, estima que el año está perdido y que a diciembre el 50 por ciento de los establecimientos habrán cerrado sus puertas. A medida que avanza la cuarentena distintos economistas comenzaron a advertir que el nivel de pobreza perforará el 50 por ciento y que en las zonas más castigadas por la COVID19 ascendería al 70 por ciento. Los pronósticos con los niveles de desocupación también se dispararían y se arriesgan en vaticinar un nivel de desempleo por sobre el 45 por ciento.

Por eso no es casual la presencia de Alberto Fernández, en el interior del país. Es un buscador de “buenas nuevas” en medio de la peor crisis económica y social que el país haya atravesado en los últimos 60 años. Mientras el presidente llega y se confunde en halagos y abrazos con los capitanes territoriales en las provincias que visita, sus colaboradores aprietan la lapicera para tener listo cuanto antes la suspensión de la cuarentena y un plan que apunte a la reactivación económica. Es tiempo de descuento. La paciencia social tiene un límite y Alberto lo sabe.  

Galería de fotos

Valorar noticia

Comentarios