El Tabano

El regreso

Nuestros tábanos desarrollan una interesante hipótesis acerca del porque de las declaraciones tan fuertes del senador Guillermo Pereyra en contra de Miguel Galuccio.
jueves, 17 de marzo de 2016 · 16:54
La partida del gobierno fue un tanto traumática. Algunos hablaron de un carpetazo, otros de que sus desmedidas pretensiones le jugaron una mala pasada. Lo cierto es que desde aquella noche en que el gobernador Sapag cenara con los integrantes de la comisión Energía y Combustibles de la Cámara de Diputados a muy pocos metros de él y no lo convocara, comenzó a sentir el frio de los que están afuera del poder. 
Entonces nuestro tábano inquieto pululaba por las mesas de uno de los mejores restoranes de Neuquén en busca de información, entre otros estaban el actual embajador en EE. UU. Martín Losteau, la roquense  María Emilia Soria, también estaba Alicia Comelli, mientras él, ministro del área de Energía de la provincia comía  a muy pocos metros en compañía de su esposa. Esa noche La Toscana rebalsaba de gente. Sin embargo ni el protocolo ni el gobernador lo invitaron a sumarse a la cena ofrecida a la delegación nacional que al otro día iría a recorrer Vaca Muerta. Como dice Baglietto en "de regreso Mirta” ahí comenzó a sentir el frio de un nuevo gobierno.
Llegó el momento en que la partida se materializó y atrás quedaban los años del superministro, las peleas con el actual gobernador, sus devaneos políticos con el senador Pereyra, tocayo, petrolero como él y de River. Era común , el verlo salir del Sindicato de Petroleo y Gas  ya a en la agonía de su gestión en el ministerio. La relación con su viejo socio en "antiguas ilusiones” como Amarga Chica, Petrolera Argentina, Renesa volvió a cobrar fuerzas y antes de iniciar su sabático retiro e iniciar su raid  por la mítica ruta 66 en moto, la hoja de ruta para volver estaba prácticamente negada. Luego el triunfo de Mauricio Macri y el alineamiento del senador con el nuevo presidente fueron dando lugar a una nueva ilusión. El bombardeo mediático de Guillermo Pereyra a Miguel Galuccio no resulta neutro. No se pasa del idilio al encono y a la agresiva calificación del CEO como desastrosa gestión sin que haya de por medio un interés particular.
En la conversación de nuestros tábanos se comenzó a dar forma a la hipótesis de su regreso de la mano de Guillermo Pereyra, con baja probabilidades de suceder de Galuccio pero con la expectativa de que en las primeras líneas de la petrolera estatal le aguarda un sillón.
-Nada es gratis en política amigo.
-A que te referís?
-A las palabras del senador, nada es casual en este viejo zorro de los pozos.
-Aclarame que entre tanto salamín y birra en este Saint Patrick Day estoy medio bobo.
-No te aproveches de tu estado, te hablo de Guillermo Coco y la persistente idea de llevarlo a YPF.


Comentarios

Otras Noticias