MITO O REALIDAD

¿Es peligroso dejar los cargadores enchufados?

El mal consumo de energía eléctrica puede afecta el medio ambiente.
jueves, 30 de enero de 2020 · 15:21

Alrededor de los cargadores para los teléfonos celulares existen varios mitos e información que no siempre es verdad. ¿Es peligroso dejar enchufado el móvil durante toda la noche?, ¿Se pueden prender fuego cuando levantan temperatura?, ¿Siguen funcionando una vez que desenchufamos el celular, pero siguen conectados a la corriente?; entre muchas preguntas más. Desde Mejor Informado recabamos información para aclarar estos mitos urbanos.

Debido a la rutina, muchos de nosotros “olvidamos” desconectar los cargadores, al igual que muchos otros objetos que necesitan de la energía eléctrica para funcionar, como planchitas para el pelo, secadores, cocinas, pavas, microondas; entre varios objetos más. ¿Qué puede generar esto en nuestras vidas? En primer lugar, se puede ver afectado el consumo de energía eléctrica en nuestros hogares, lo que significa que podría llegar una boleta de luz un poco más cara.

Con respecto a los cargadores de celulares, dejarlos enchufados es malo. Una de las tantas razones, es porque sigue consumiendo energía. Esto aumenta gasto que se refleja en las facturas y, además, reduce la vida útil del artefacto.

Según un técnico electrónico consultado por este medio, un cargador puede durar con los cuidados necesarios alrededor de 3 a 5 años. Al dejarlo las 24 horas enchufado los 365 días de un año, puede acortar considerablemente la vida útil del mismo.

También se sabe que los cargadores más modernos de los teléfonos Smartphone, vienen preparados para dejar de funcionar una vez que se desconecta el celular del cable. Sin embargo, el cargador sigue funcionando y consumiendo energía, en mínimas proporciones, y consume igual.

De acuerdo con la web andro4all, el consumo de un cargador enchufado sin tener el móvil conectado es de 0.2 W por hora o bien, 0,0002 kWh.

La concientización sobre la temática, se centra principalmente en que, si una persona deja su cargador conectado a la corriente, y se va a trabajar o al colegio, no representa un consumo significativo. Pero, si sumamos los millones de cargadores alrededor del mundo que quedan conectados, significa un gran desperdicio de energía y un notable deterioro del ambiente.

Otro de los problemas de dejar un artefacto enchufado, es la posibilidad de un desperfecto eléctrico que genere un foco de incendio. Conocemos cientos de casos de estas características que suceden a diario en todo el mundo.

Por todas estas recomendaciones antes mencionadas, es mejor desenchufar nuestros cargadores de teléfonos móviles, al igual que otros artefactos que no requieran estar conectados a la corriente eléctrica de manera permanente. Esto no solo va a significar una reducción en el consumo de la vivienda, sino también ayudará al medio ambiente. 

Comentarios

Otras Noticias