INNOVACIONES

Los cultivos hidropónicos avanzan con singularidad neuquina

Dos ingenieros agrónomos utilizan piedra puzolana como sustrato para cultivar, con buen resultado.
martes, 5 de enero de 2021 · 12:05

Dos ingenieros agrónomos de Centenario desarrollaron un sistema de producción hidropónica sobre sustrato inorgánico, en este caso, piedra puzolana proveniente del norte neuquino. Con esta opción se evita la importación de materiales o residuos que serían exóticos para la región, además de requerir un tratamiento más dificultoso.

La hidroponía supone el cultivo de frutas y verduras sin suelo y para ello, se diseñan estructuras donde circula agua o un sustrato, orgánico o inorgánico, que brinde soporte a la planta. Sumado a la producción en invernadero, se controlan las condiciones ambientales y nutricionales que permite la obtención de una mejor calidad y productividad de las hortalizas y frutas.

Desde el Centro PyME-ADENEU se acompañó al emprendimiento, llevado adelante por Walter Mela y Waldemar Stickar, en los ensayos para la selección del sustrato.

Stickar explicó que “en los cultivos hidropónicos, hay algunos que les llaman hidropónicos puros que están en agua, que es generalmente lo que más se utiliza, y también están estas alternativas, con un material que es ‘eco compatible’, o sea que son insumos que podemos tenerlos regionalmente. La idea es que no estén a más de 400 o 500 kilómetros”.

Bajo el sistema hidropónico se logra continuidad y más ciclos de producción al año. “Estamos hablando de que antes de diciembre estamos cosechando los tres cultivos que tenemos en este invernadero: pimientos, tomates cherry y redondos”, comentó Stickar. Su producción la están comercializando a través de un supermercado local, ubicado en Neuquén capital.

“La idea con este sistema hidropónico es acortar los ciclos de producción y llegar al mercado con un producto más que satisfactorio en calidad, pero en una ventana comercial donde en la zona es muy difícil lograrlo, por las cuestiones climáticas de nuestra zona norpatagónica. Con este manejo del sistema hidropónico podemos llegar mucho antes con el producto al mercado local, que realmente cubre una demanda interesante”, señalaron los emprendedores.

“Si bien es un sistema más costoso, también los resultados son mayores” dijo Stickar. Como ejemplo, registraron 6 kilos de tomates por planta, un promedio más elevado en comparación al sistema hortícola tradicional.

Otro beneficio detectado es que es posible mantener la sanidad de los cultivos con una disminución en el uso de insecticidas o fungicidas, producto de un manejo nutricional más controlado de las plantas. De esta manera, se obtiene “un producto más seguro desde el punto de vista del consumo humano”, aseguró Stickar.

 

Comentarios