Vaca Muerta

El petróleo barato retrasará inversión

miércoles, 15 de octubre de 2014 · 09:52
La caída en los precios del petróleo que no sería transitoria no es buena para la Argentina, porque desalentará la inversión privada en los yacimientos de Vaca Muerta y cualquier expectativa de retomar la exploración en el Mar Argentino. Como contrapartida, el ahorro de divisas que puede obtenerse por el menor valor del gas boliviano o del GNL para regasificar podría llegar a u$s 800 millones en un año, pero la cifra depende del contrato firmado con el Gobierno de Evo Morales y de las condiciones en que se adjudicaron en 2013 los buques de gas licuado para este año y el próximo.
El titular de YPF, Miguel Galuccio, viene buscando alentar una mayor inversión de empresas internacionales, en sociedad o no con la petrolera estatal, para desarrollar Vaca Muerta y dar impulso a la búsqueda y producción en el "off shore". Pero para ambos propósitos, el primer requisito es un precio del petróleo liviano, el de mejor calidad y asimilable al WTI de referencia en EE.UU., a un mínimo de 100 dólares.
A una cotización inferior, los proyectos de desarrollos no convencionales pierden rentabilidad, debido al alto costo de cada pozo horizontal y a que la producción de éstos se agota rápidamente. Dicho de otra forma, para desarrollar Vaca Muerta se necesitan muchos más pozos que en un reservorio tradicional y cada uno cuesta mucho más caro.
Analistas internacionales destacaron ayer que si Arabia Saudita decidió, como parece, defender su participación en el mercado petrolero a costa de la caída de los precios, puede hacerlo, porque sigue siendo el primer productor mundial y sus costos se lo permiten. También dijeron que como consecuencia se desalentará la inversión en los yacimientos de "shale", empezando por Estados Unidos, que gracias al no convencional está inundando de crudo y gas el mercado. Más fuerte aún, según los analistas, sería el desestímulo en Canadá y otros países que recién empiezan con la experiencia (como la Argentina), en los yacimientos de aguas profundas como los del "pre-sal" en Brasil y en los de crudos pesados como los que hay en la faja de Orinoco, en Venezuela.
Las compañías internacionales como las que tienen concesiones en Vaca Muerta -Exxon Mobil, Shell- tienden a posicionarse en los nuevos reservorios que se descubren, pero prefieren orientar las inversiones de desarrollo a las zonas del planeta donde los costos de extracción son más baratos. Esa tendencia general es mucho más manifiesta cuando los precios caen.
El abandono o el aletargamiento de proyectos no se compensará con el ahorro de divisas por la importación de gas, GNL y algunos combustibles. Según el INDEC, durante los ocho primeros meses del año, las compras de esos productos al exterior demandaron 8.266 millones de dólares, y los precios pagados ya habían disminuido el 5%, lo que significó un ahorro de alrededor de 400 millones de dólares. Pero en el mismo período las exportaciones de petróleo y derivados sumaron 3.344 millones, aunque los precios aumentaron el 4%.
Hasta junio, el precio promedio del WTI fue mayor todos los meses que los de igual período del año anterior, lo que explica la mejora de precios para las exportaciones porque se vende principalmente petróleo. En la importación de gas desde Bolivia se usa una fórmula relacionada con ciertas clases de fueloil y diésel que se relacionan menos directamente con el crudo, el precio se calcula por trimestre adelantado y se paga después de las entregas. Con el GNL, YPF se encargó en 2013 de las licitaciones de los barcos y en ese año, el precio promedio del petróleo se ubicaba por debajo de los valores que se registraron en el actual hasta julio.

Fuente: Ambito Financiero

Comentarios