Crisis petrolera

Cinco indicadores que marcan la Tendencia Energética

De los siete principales indicadores publicados por el Instituto Argentino de Energía, solo dos mostraron son positivos mientras que los cinco restantes continúan con una tendencia negativa.
domingo, 6 de septiembre de 2020 · 15:56

El Instituto Argentino de Energía General Mosconi publicó el informe de Tendencia Energética correspondiente al mes de agosto de 2020. Del resumen ejecutivo se observa la importante caída de los principales indicadores del sector energético como consecuencia del prolongado Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) decretado por el Poder Ejecutivo Nacional en marzo de este año.

La producción de petróleo registró una variación negativa del 7%. La producción de gas cayó el 12,2%, las ventas de combustibles registraron una caída del 19,4%, la producción de Biocombustible cayo el 25,8% y la demanda de gas natural una merma del 3,2%.

Si comenzamos por la demanda de combustibles observaremos que la disminución promedio del periodo de cuatro meses (Abril, Mayo, Junio y Julio) es del 28,2%

Por otra parte, las ventas de naftas y gasoil registraron una variación interanual negativa en el mes de julio de 19,4%. Si bien en este mes se muestra una recuperación del 5,5% en las naftas y del 14,2% en el gasoil respecto a junio del mismo año; aún la demanda se encuentra 12,5Mm/d por debajo del consumo de julio de 2019

Como en todo sistema, la caída de las ventas de los combustibles impactó en la reactivación de los campos petroleros. Al comparar los datos del mes de julio de producción de Convencional y No Convencional observamos que, en el año 2019 la producción creció a 81,95 Mm3/d, mientras que en el 2020 alcanzó los 76,20 Mm3/d; un 7,5% menor que la producción del año anterior.

El impacto se sintió con mayor crudeza en los yacimientos Convencionales que registró una caída del orden del 15,2%, mientras que el No Convencional se incrementó el 29,2% para el mismo periodo.

Cabe señalar que las operadoras de las áreas No Convencionales encontraron una ventana para exportar el crudo por la falta de demanda local. Esta posibilidad le generó a las operadoras mantener transitoriamente activos los campos, pero la realidad es que no les permite tomar una decisión de inversión a tres o cuatro años.

La actual Ley de Hidrocarburos privilegia el abastecimiento interno por sobre la exportación, por lo que la demanda local es determinante para la actividad hidrocarburífera del país. Esta situación generó en distintos sectores de la industria la hipótesis que, cuando se recupere la demanda local, las productoras deberán redirigir las exportaciones al mercado interno a un precio que, en esta situación macroeconómica, podría ser fijado por el funcionario de turno.

Comentarios