BARRIO LOS HORNITOS

Sórdida historia de amor y sangre en el Oeste de Neuquén

Una nena de 13 años fue baleada por su novio de 19. Éste, a su vez, fue apuñalado por el padre de la menor. La niña tiene perdigones en la espalda y glúteos y está internada en el Castro Rendón, fuera de peligro.

Sórdida historia de amor y sangre en el Oeste de Neuquén

Una chica de 13 años fue baleada por su ex novio, de 19, y éste fue luego apuñalado por el padre de la menor, en aparente venganza. Ello ocurrió en las últimas 24 horas en la zona Oeste de la ciudad. La adolescente está internada en el hospital Castro Rendón próxima a ser operada para retirarle los perdigones que tiene alojados en la espalda.

El lunes pasado, en el barrio Los Hornitos, una detonación alertó al vecindario de una chanchería. Eran las nueve y media de la noche.

Cuando una mujer salió a ver qué ocurría, alcanzó a ver a su sobrina en el momento en que se desplomaba y a un muchacho en short y sin remera que se iba caminando.

De inmediato llamó a la comisaría 12 y la adolescente fue levada en una camioneta Ford Ranger particular hasta el hospital de Plottier –por cercanía-, pero de allí fue derivada al Heller y luego al Castro Rendón.

Se informó que tiene varios perdigones alojados en su espalda y glúteos, pero fuera de peligro. El agresor habría utilizado un arma de fabricación casera, llamada “tumbera”.

El comisario inspector Henry Leppe, en diálogo con AM550, informó que el martes en Avenida del Trabajador y Estatales Neuquinos, minutos después de las once de la noche, un patrullero de la comisaría 16 encontró a un joven tirado en la vereda con heridas de arma blanca en un brazo y una pierna. A su lado, un hombre de 50 años, cuchillo en mano, quien confesó haber sido el autor de las puñaladas porque su víctima había baleado a su hija la noche anterior.

El joven fue llevado al hospital donde quedó internado con custodia policial. Al hombre se lo detuvo por unas horas hasta que esta mañana quedó en libertad supeditada a la causa.

Comentarios