Narcos y violencia

Un nene baleado, los narcos, y la inútil politiquería electoral

El narcotráfico en la campaña es un juego perverso. La realidad es más dolorosa.
lunes, 07 de octubre de 2019 · 20:42

No son buenas las noticias que mencionaban el caso del chico de 8 años baleado en la cabeza mientras jugaba en la calle, en Cutral Co. Estaba muy grave en el hospital Castro Rendón. Paralelamente, una sorda indignación crece. Es la que señala la inseguridad permanente. Causada, en buena medida, por el narcotráfico y sus efectos secundarios.

Según se coincidía en indicar, consultando fuentes policiales y judiciales, el hecho ocurrió cerca de las 15 de este lunes, en el barrio Peñi Trapún. El nene jugaba, en inmediaciones de las calles Santa Isabel y 25 de Mayo, cuando fue alcanzado por el proyectil. Esa bala maldita vendría de una balacera por un enfrentamiento entre dos bandas narco.

El pibe fue atendido rápido, por gente espantada ante la evidencia de la desmesura de la violencia inexplicable. Lo llevaron al hospital de Complejidad Media de Cutral Co. Allí se lo estabilizó, para trasladarlo a Neuquén, al hospital Castro Rendón. Su corta vida corría peligro.

Los narcos, sean grandes o chicos, al mayor o al menudeo, siguen avanzando a pesar de lo que se dice que se hace, y, a veces, se hace. Desde la política, el tema se banaliza y se transforma en chicanas electorales. Alcanza con escuchar y leer lo que han dicho Axel Kicillof y Grabois, desde el kirchnerismo, apuntando al narcomenudeo como una salida laboral de urgencia para gente desesperada; y lo que le han contestado diversos referentes, como Patricia Bullrich, desde el macrismo, haciendo una especie de teología de la delincuencia inevitable.

El narcotráfico no da para que haya diferencias ideológicas. El narcotráfico mata, a corto o largo plazo. Produce, concretamente, violencia. Como la misma policía neuquina admite que se ve, creciendo, precisamente, en Cutral Co. En Plottier. En Rincón de los Sauces. Y en la capital neuquina. Todos los días crece un poquito, y es tan gradual e insistente en ese movimiento, que se comienza a naturalizar. La electoralización acerca de lo que hay que hacer al respecto, no le agrega información a la sociedad, sino apenas, más desconcierto.

 

 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
25%
Tristeza
0%
Incertidumbre
25%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias