PALIZA

Le dieron prisión domiciliaria, pero los vecinos casi lo linchan

Un integrante de una peligrosa banda de secuestradores fue atacado por los vecinos de la casa donde iba a alojarse. ¡Mirá el video!
jueves, 30 de abril de 2020 · 19:00

Los vecinos del barrio Vepam de Esquel se enteraron que un integrante de una banda de secuestradores llegaría a su casa tras ser beneficiado con la prisión domiciliaria y lo impidieron a golpes de puño, piedrazos y gritos. Ante la posibilidad de linchamiento, intervino la policía chubutense que también fue enfrentada por los enceguecidos habitantes del barrio. El preso, Pablo César Sommaruga que debía cumplir una condena de 18 años, pidió auxilio a un vehículo que pasaba por el lugar y resolvió volver a la Unidad 14, adonde quedó alojado nuevamente.

A la media tarde de este miércoles, el tranquilo barrio Vepam de la localidad de Esquel olvidó el aislamiento, la cuarentena y la pasividad con que se desarrollan las horas en ese sector de la ciudad. Desde la mañana, circuló por las redes sociales la llegada al barrio de quien integró la llamada “Banda de los patovicas”, que en 2002 en el porteño barrio de Villa Urquiza alcanzó notoriedad por secuestrar al hijo de un joyero y –según se demostró en el juicio- quemaron su cuerpo con cigarrillos, lo hostigaron por su condición de judío y para solicitar un mayor rescate, le cortaron un dedo meñique y se lo enviaron al padre.

Lo que en principio fue un rumor, con el correr de las horas se confirmó: el juez José Pérez Arias, titular del Juzgado Nacional de Ejecución Penal N° 1, había otorgado el beneficio de prisión domiciliaria “extraordinario”, atendiendo la emergencia sanitaria por la pandemia de la Covid 19 y por estar próximo a ser padre.

Uno a uno los vecinos se acercaron al domicilio ubicado a metros de la esquina de Isaías Vera y avenida Holdich y ante la llegada de Sommaruga, le impidieron el acceso con golpes de puño, palos, piedrazos y gritos. Ante la situación, la policía intentó intervenir pero fue sobrepasada en número y todo volvió a la calma cuando el condenado fue auxiliado por un automovilista que lo trasladó nuevamente a la Unidad 14, adonde cumple su pena.

Las imágenes fueron captadas por los vecinos y por el portal RED 43, de la ciudad de Esquel.

Comentarios

Otras Noticias