OPINION: ALICIA COMELLI

El centralismo no es la respuesta.

miércoles, 22 de enero de 2014 · 20:44
En   los últimos  días el diputado nacional Alberto Ciampini ha manifestado la necesidad de modificar la ley corta de hidrocarburos. Desde el gobierno de la Provincia del Neuquén –en posición que compartimos- se rechazó toda modificación en la materia, en función del logro que representó dicha norma para el federalismo y el reconocimiento del dominio de los recursos naturales por parte de las Provincias. Asimismo, se indicó que lo que el país necesita es una política clara en materia fiscal.
La ley corta de hidrocarburos fue producto de un largo proceso que comenzó en 1994, con el reconocimiento del dominio de los recursos naturales por parte de las Provincias o de la Nación, en razón del territorio –según donde se encuentren-. La Provincia del Neuquén inició el camino de administrar sus yacimientos, estableciendo las condiciones para que las empresas concesionarias inviertan y desarrollen sus inversiones en hidrocarburos.
Tenemos que ser cuidadosos y respetuosos con las propuestas que se realizan. Bajo el lema del autoabastecimiento, puede caerse en procesos de centralismo que atenten contra el federalismo. 
Por otro lado, coincidimos en que la Nación –a través del Congreso- debe implementar políticas claras a mediano y largo plazo en materia fiscal. En el año 2012 presentamos un proyecto de ley (Expediente Nº 4096-D-2012) tendiente a crear un régimen sectorial de incentivo para la exploración y explotación de hidrocarburos no convencionales. 
Así, proyectamos desde el Congreso de la Nación medidas impositivas (Diferimiento de IVA y/o Ganancias y/o amortización acelerada para Inversiones de Riesgo, eximir de aranceles de importación para bienes de capital aplicables a los proyectos de inversión), aduaneras (habilitación de permisos de importación automáticos para los bienes de capital y suministros necesarios para desarrollar la actividad, hasta lograr el autoabastecimiento) y laborales (capacitación en recursos humanos para el sector).
El mismo se basó en un plan quinquenal diseñado por el Gobierno de la Provincia del Neuquén, el cual consiste en un diagnóstico de la matriz energética argentina y de la situación de las reservas de gas y petróleo existentes. Asimismo, presentó detalladamente estadísticas de la experiencia internacional en la explotación de hidrocarburos no convencionales y su impacto en la matriz de consumo energético, indicando las medidas que deberían adoptarse para contribuir al  desarrollo. 
En definitiva, creemos que no es necesario modificar la ley corta de hidrocarburos, que representa un reconocimiento hacia el federalismo de coordinación que siempre defendió la Provincia del Neuquén. En vez de ello, la Nación puede generar medidas para atraer inversiones para el desarrollo de los hidrocarburos en todo el país, desde la política fiscal que realice el Congreso - impulsando proyectos como el que propusimos en 2012- que seguramente generarán las condiciones para lograr el autoabastecimiento energético que se pregona. 
No es cuestión de quitarle potestades a las Provincias propietarias de los recursos naturales, sino de proyectar políticas a mediano y largo plazo que promuevan la integración y promoción de inversiones en materia energética e hidrocarburífera.

Comentarios