LEGISLATURA NEUQUEN

Aval para implementar el DEA en lugares públicos

El proyecto determina que los lugares públicos o privados que se encuentren obligados a la instalación de DEA deberán contar con personal capacitado para el uso del mismo
viernes, 22 de agosto de 2014 · 07:04
Neuquén.- "Dos personas por semana fallecen por paros cardiorespiratorios en la ciudad de Neuquén y una por semana en la provincia”, afirmó Luciana Ortiz Luna, jefa del Servicio de Emergencias Sanitarias de la Subsecretaría de Salud –SIEN-. 
Lo dijo ante diputados de la comisión de Desarrollo Humano y Social, cuerpo que analiza un proyecto de ley que establece la obligatoriedad de instalar un desfibrilador externo automático (DEA) en lugares públicos y privados de concurrencia masiva o de alto riesgo en toda la provincia de Neuquén con la finalidad de lograr un rápido y exitoso rescate de las personas víctimas de esta dolencia. 
Agregó que "implementarlo en lugares de presencia masiva es fundamental dado que la sobrevida luego de un episodio de muerte súbita está en directa relación con el tiempo de inicio de las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) y la desfibrilación precoz”.
En ese sentido dijo que "si la víctima es tratada en forma temprana, dentro del primer minuto a través de la desfibrilación, tendrá un 75 -80% de posibilidades de sobrevivir, dado que por cada minuto que transcurre desde el ataque hasta la desfibrilación se pierde un 10 -15% de posibilidades de sobrevivir o de tener una buena calidad de vida sin secuelas posteriores”.
El proyecto, iniciado por el diputado Darío Lucca del bloque Federalismo y Militancia y acompañado por Claudio Domínguez del MPN, determina que los lugares públicos o privados que se encuentren obligados a la instalación de DEA deberán contar con personal capacitado para el uso del mismo; los costos que, según informaron asciende a cerca de 20 mil pesos, estarán a cargo del propietario, locatario o administrador del lugar.
Ortiz Luna, a cargo del Sistema de Emergencias Médicas de Neuquén –SIEN-, señaló que en Argentina se producen 100 mil muertes al año por afecciones cardíacas. De ellas, el 70% "ocurre fuera de los hospitales”, en lugares públicos.
 Explicó en detalle que, ante un evento, se debe reactivar la "cadena de supervivencia”, de emergencias y citó como primer eslabón, evaluar la situación de la víctima, ver si responde al hablarle y tomarle el pulso para saber si está en paro cardíaco.
El segundo eslabón es el llamado al ’107 Emergencias’ y mientras el operador realiza el envío de la ambulancia,  va instruyendo telefónicamente al voluntario.
En tercer lugar se ubica la reanimación cardiopulmonar (RCP) dado que es "necesario que el cerebro reciba oxígeno inmediatamente para evitar secuelas neurológicas importantes”. Explicó que consiste en hundir 5 cm las manos sobre el tórax de la víctima y realizar como mínimo 30 de 100 compresiones por minuto, hasta que llegue el desfibrilador.
El cuarto eslabón de la cadena de supervivencia es la aplicación del desfibrilador por parte de cualquier persona que se encuentre en el lugar y que tenga un mínimo de entrenamiento. En ese sentido, mostró y explicó que el DEA instruye por voz a la persona que lo va a utilizar y también,  analiza el ritmo cardíaco de la víctima y le aplica de forma automática una descarga eléctrica en caso de ser necesario; de no serlo, la voz indica que "se continúe con la RCP”.
Y por último, el quinto eslabón, es la llegada de la ambulancia con personal especializado. Aquí, remarcó que los programas de DEA en la comunidad logran el 80% de sobrevida cuando se utilizan en forma inmediata.
 Si en cambio, se los pone en marcha a los 8 minutos, la tasa de sobrevida alcanza sólo al 30%. Y agregó que "si tenemos en cuenta que según las estadísticas mundiales el tiempo promedio de llegada de la ambulancias de emergencia varía entre 7 y 13 minutos en áreas urbanas,  es necesario contar con este dispositivo para que puedan ser utilizados por personal no médico”. La iniciativa permanece en comisión y recibirá el aporte de los especialistas en el tema.
El cuerpo que preside el diputado Ricardo Rojas –MID- aprobó además cinco declaraciones: dos fueron presentadas por el diputado Manuel Fuertes –NCN- la que declara de interés legislativo la campaña "Todos Contra el Abuso Sexual Infantil” a desarrollarse del 25 al 28 de septiembre de 2014 en la ciudad de Neuquén y el libro "Cuentos que no son Cuentos” que aborda la problemática mencionada; ambas iniciativas fueron aprobadas por mayoría de votos y dispararon diferencias entre los legisladores; votó en contra la diputada Angélica Lagunas –FIT- al considerar que "tienen un enfoque religioso y va en contra de legislación nacional aprobada como lo es el matrimonio igualitario”.
En respuesta a Lagunas, Fuertes opinó que "si bien la iniciativa tiene una visión religiosa (pertenece a una iglesia Fundación Cristiana Esperanza de Plottier) nosotros legislamos para todos y también para esa comunidad”. Rescató la labor social que hacen muchas iglesias y afirmó que "se trata de un material valioso y que si bien, en este caso, el tema lo aborda la sociedad civil, el Estado debe reconocer y respaldar estas iniciativas que apuntan a prevenir el abuso sexual infantil”.


Comentarios