NEUQUÉN

Cooperativa Obrera: el después, puertas adentro

Se cumplen tres años de la tragedia en la esquina de Godoy y Ortega y Gasset.
sábado, 24 de octubre de 2015 · 08:46

El 25 de octubre de 2012, se conoció que pasadas la 20.30 se habían derrumbado parte de las instalaciones de una de las sucursales de la Cooperativa Obrera, ubicada en el Oeste neuquino en la esquina de Godoy y Ortega y Gasset, una noticia que conmovió a todos. El número de víctimas fatales fue siete además de veinte heridos.

Las sentencias fueron para Néstor Guerrero, el arquitecto Alberto Diez y el capataz José Silva. Sin embargo, los protagonistas que pudieron sobrevivir y sus respectivos familiares, no continuaron su vida con normalidad luego de la tragedia.

Es el caso de Beatríz Farías Bustingorry, quien vivió "el peor momento de su vida” según ella misma aseguró, al enterarse lo que ocurría mientras que su esposo y su hija de tan sólo cuatro años, se encontraban en la Cooperativa.

"Yo estaba preparando un budín y mi esposo fue a cambiar unas tapitas. A los cinco minutos me llamó y me dijo que se había caído la Cooperativa. Él sufrió un corte en la cabeza… Veía a los dos ensangrentados mientras estaban abrazados. Yo no entendía nada y hay lapsos que no me acuerdo. Mi marido tuvo que darme un cachetazo porque no entendía nada”, detalló Beatríz.

Luego del trágico hecho, la realidad que viven puertas adentro ha sido totalmente diferente. Beatríz comentó que ahora, por ejemplo, "es todo un tema ir al supermercado a comprar”. Entre medio de la tristeza, lo más lamentable es que luego de tres años, ni ella ni otras familias han recibido ayuda alguna y, además, ambos perdieron sus respectivos trabajos.

"Gracias a Dios tengo a mi hija y a mi esposo conmigo pero las marcas de la memoria no se borran. A mi casa no vino nadie, solamente integrantes de la Iglesia y la Comisión Vecinal. Son los únicos que nos han ayudado”, comentó al tiempo que aseguró que ahora "es difícil levantar la cabeza, cuesta muchísimo”.

Por otra parte, aseguró que el juicio fue el cierre de una etapa ya que consideró cansador tener que ir al Juzgado y "verle la cara a esos personajes”, y dijo que estuvo de acuerdo con el juicio abreviado pero que cree increíble "las barbaridades que se dijeron”.

Así, Beatríz se refirió a dichos en los que se vio involucrada su hija y su rol de madre. "Dijeron que la nena no tuvo conciencia sobre dónde estaba y yo pienso que por supuesto que no la tenía. Ella tenía sólo cuatro años, pero yo no la mandé con mi marido a comprar para que se le caiga el techo… Se dicen un montón de cosas, hasta que yo soy mala madre”, lamentó.

En este contexto, apostó a las vías legales y a la honestidad, repudiando a "algunos que se encontraron con los imputados y se vendieron por dinero” porque cree que el día de mañana es importante que su hija reconozca toda la lucha que llevan adelante.

 

Comentarios