NEUQUÉN

Las ojotas: ¿más libertad o más riesgo?

El uso permanente de este tipo de calzado resulta perjudicial. Mirá el video.
viernes, 15 de enero de 2016 · 08:23

El verano ya se siente en la ciudad y, tanto las mujeres como los hombres, dejan de usar sus prolijos calzados para empezar a transitar en ojotas o en las tan usadas crocs.

Más allá de lo estético, el uso permanente de este tipo de calzado resulta perjudicial para la salud. Su falta de arco y estructura de apoyo, pueden provocar lesiones por todo el peso que deben sostener los pies.

Además de la suela, debe tenerse en cuenta la tira que es por donde se engancha la sandalia, siendo el único punto por el que se mantiene la suela unida al pie. Al ser único punto de apoyo, el pie requiere un esfuerzo mayor que el habitual.

Esto, provoca una gran tensión en el pie que puede terminar sobrecargando los tendones y los músculos, y se corre el riesgo de una lesión.

El uso frecuente de este tipo de calzado puede provocar fascitis plantar, una inflamación del tejido conectivo del pie. La planta termina estirándose y causando dolor, protuberancias y cansancio en especial en personas con sobrepeso.

La fascitis plantar aguda puede requerir de inyecciones de esteroides, cirugía o un procedimiento llamado terapia de ondas de choque. Además, los dedos y las uñas suelen romperse o lastimarse con mayor facilidad y quedan expuestos a más gérmenes. Se suma también la exposición solar en verano, ya que los pies suelen ser olvidados a la hora de cubrirlos de los rayos.


Comentarios