CIPOLLETTI

El humo tóxico no fue suficiente para la justicia rionegrina

Se archivó una causa abierta para investigar el accionar de piqueteros.
jueves, 14 de abril de 2016 · 17:31

 

 

 

De una manifestación ruidosa y contaminante, que incluyó evacuaciones de departamentos inundados por el humo, y que trascendió más que nada por el enojo del intendente de Cipolletti, Aníbal Tortoriello, con los manifestantes, parece que poco o nada quedará, más que el recuerdo, pues la justicia ha resuelto archivar la causa, promovida por vecinos afectados.

Así se lo comunicaron a una vecina denunciante, quien había concurrido a declarar ante la fiscalía, para dar testimonio del perjuicio sufrido: ese día tuvo que dejar su departamento, ubicado en un edificio sobre la calle Roca de Cipolletti, ante la certeza de que el humo tóxico de la quema de cubiertas la afectaría a ella y su familia.

Alejandra Altamira, fiscal adjunta, comunicó con su firma el 12 de este mes que se ha resuelto "desestimar la denuncia” y que se ha dispuesto su archivo. El argumento de la breve comunicación invoca el artículo 161 del Código Procesal Penal, que en síntesis se aplica cuando la investigación judicial estima que "no se puede proceder” o que el hecho investigado "no constituye delito”.

Por lo poco que se sabe de los a veces misteriosos caminos de las investigaciones judiciales, lo que ha ocurrido en este caso es que la fiscalía ha confesado no poseer las pruebas pertinentes para acusar a personas concretas del accionar delictivo que constituye cortar una calle y quemar cubiertas afectando con el humo a otras personas. Concretamente, se ha dicho que las denuncias involucran a grupos y no a personas determinadas, que permanecen por ende sin ser identificadas como autoras del hecho investigado.

Esto, pese a que la propia denunciante dio fe que tenía videos en donde se veía a todas y cada una de las personas intervinientes en el hecho, que el propio gobierno municipal de Tortoriello había manifestado tener y poner a disposición para que llegaran a la investigación judicial. Sin embargo, estas pruebas no han llegado, parece ser a juzgar por la resolución comunicada. La policía no las ha recibido, o bien, no las ha entregado a la justicia.

En algún lugar de la mínima cadena, un eslabón se ha cortado. Es ese eslabón que se corta muy frecuentemente en la Justicia argentina, y que permite, eventualmente, que se consolide la impunidad permanente.

Rubén Boggi

 

Comentarios