ATRÁS DE LA ESCENA

ATE Río Negro, el trampolín de Aguiar

Las críticas a Rodolfo Aguiar tienen que ver con su irracional posicionamiento mediático.
jueves, 12 de mayo de 2016 · 17:23

Las largas e infumables jornadas de medidas de fuerza de ATE en Contralmirante Cordero derivaron en el corte de la Ruta 22 sobre el puente que une a Cipolletti con Neuquén.

El conflicto en sí no es más que cualquier otro conflicto de los que se puede resolver con una buena gestión o mediación entre funcionarios y dirigentes gremiales. Sin embargo, el dirigente más mediático de los últimos tiempos ha optado por la confrontación y eso tiene que ver con sus propios intereses personales más que con las necesidades de sus representados. Aguiar, secretario general de ATE Río Negro, se ha encumbrado en los medios para generar la cantidad de afiliados que necesita el gremio para sentarse en la mesa del Consejo de la Función Pública. 

Su abierta pelea con el líder de UPCN, Juan Carlos Scalesi, es una estrategia política para mantenerse como la alternativa para los empleados públicos rionegrinos. Sus escandalosas protestas, sus rimbombantes dichos, esconden la sinuosa postura frente al poder. La ruidosa pelea con el entonces ministro de Desarrollo Social, Ricardo Arroyo escondía otras relaciones más estrechas con miembros del entorno de Alberto Weretilneck. 

 

Las críticas a Rodolfo Aguiar tienen que ver con su irracional posicionamiento mediático que lo llevan a asumir posturas indefendibles desde cualquier punto de vista fundado en la razón y en los procederes admisibles para alguien que tiene la tarea de representar a trabajadores del Estado. 

Muchos afiliados que optaron en su oportunidad por seguirlo han desistido tras comprobar su conducta desmedida, irracional y poco beneficiosa. Esta loca carrera mediática puede conducirlo a su propia ruina y por lo pronto no consigue la sangría de afiliados que pretende lograr de UPCN. 

 

Una advertencia debería atender el dirigente de ATE, la responsabilidad por la seguridad de sus representados depende exclusivamente de él y no es bueno que el personaje que montó se pare por encima del dirigente responsable que debe ser. La historia indica que muchas veces el personaje fagocita a la persona.

M.E.G.

Comentarios