Dolor en la Provincia

Falleció Horacio Quiroga, el intendente de Neuquén

Su deceso ocurrió en su casa, durante la madrugada de este sábado.
sábado, 12 de octubre de 2019 · 18:26

El intendente de Neuquén, Horacio Quiroga, murió este sábado 12 de octubre. Fue encontrado muerto en su vivienda. Hasta el día anterior había estado en plena actividad, de campaña, pues era candidato a Senador. Fue el político, por fuera del MPN, más importante que ha tenido la provincia.

Pechi, como desde casi siempre se lo ha conocido, murió en su ley. Político hasta los tuétanos. Fue cuatro veces intendente de la capital neuquina, él, que había nacido en San Martín de los Andes. Se hizo capitalino de muy joven, trabajando en el casino de Neuquén, cuando era estatal. Desde el radicalismo, empezó a hacer carne esta ciudad compleja, en pleno crecimiento. Lo hizo como concejal. Hasta que, en 1999, en pleno enfrentamiento interno del MPN, vio la oportunidad, compitió para ser intendente, y ganó.

Allí comenzó una etapa, en su vida y en la política neuquina, que raramente podrá repetir alguien, en esa relación siempre difícil entre lo individual y lo masivo. Construyó a su modo: con un sesgo personal muy fuerte, atacando cimientos partidarios, sin permitir que ninguna burocracia, política o estatal, se opusiera a su tremenda necesidad ejecutiva.

Quiroga se ubicó rápido en el mapa del poder político concreto, real, pragmático. Fue por eso que pasó por la Alianza de De la Rúa, con el incipiente kirchnerismo de Néstor, con aquel no positivo de Cobos, con Sergio Massa, fugazmente, y con Macri, después. Tradujo cada una de las instancias nacionales a su propia proyección local, sabiendo que había que sostener el municipio ganado como un bastión de la posibilidad de llegar a gobernar la provincia.

En ese camino, se peleó mil veces con su propio partido, la UCR; se amigó y desamigó con el peronismo, y estableció una relación civilizada, aunque no afectiva, con el PRO y el último movimiento político no peronista que se pretendió instalar en escena. Estos proyectos de alternancia y de resolución al enigma argentino entraron en crisis en los últimos meses, en paralelo con su salud. Su sector perdió el Municipio. Y él se fue, en sintonía, tal vez, con la desaparición gradual de una posibilidad política que avanzó pero que no terminó de cuajar.

Pechi, sin duda, ha muerto en su ley. En plena campaña. Una campaña en la que fue dejando los restos orgánicos de su esencia popular no peronista. Hace apenas unos días, estuvo al lado del presidente Macri, en el monumento al general San Martín, prestando su significancia a un acto al que contribuyó sin mayores esperanzas.

Se ha ido un hombre imperfecto, un ser de carne y hueso. Estudioso, pícaro, constructor de obras, quizá el mejor que ha engendrado esta tierra arisca, ventosa y desafiante.

Se lo va a extrañar.

4%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
81%
Tristeza
0%
Incertidumbre
13%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias