HISTORIA DE UNA TOMA

Cuando se piensa en la muerte como salida de la miseria

Se llama Laura. Tiene hijos y es la segunda vez que la desalojan de una toma.
viernes, 18 de octubre de 2019 · 13:34

Laura tiene unos treinta y pico de años y es una de las ocupantes del asentamiento ubicado en calle Boerr, del barrio Confluencia, a la que la Policía desalojó a medias en la violenta jornada del jueves. Tiene hijos, pero en su angustia amenazó con prenderse fuego porque “no tengo nada para perder”.

La mujer relató con angustia lo que está viviendo, ante el móvil de AM550. “Sinceramente, si me tengo que prender fuego lo voy a hacer; no tengo dónde vivir, no tengo casa, no tengo nada para perder”, dijo.

Recordó que “hace un año nos hicieron lo mismo; me sacaron de la casa que había comprado y ¿dónde estuvo la Justicia?, ¿dónde estaban los Derechos del Niño?. Me dejaron en la calle y no les importó”, enfatizó.

Este viernes aún permanecían en pie más de la mitad de las casillas que habían sido instaladas hace un mes, mientras su vecina de calle Obrero Argentino fue desmantelada mediante el uso de topadoras.

“Yo les decía a los policías: cuando estén brindando junto a su familia para esta Navidad, ¡piensen un poquito en nosotros! ¿Voy a pasar otra Navidad en la calle con mis hijos? La verdad es que no aguanto más”, señaló entre lágrimas.

“Ya no tengo más nada que perder. Lo poco que me quedaba me lo tiraron. Lo que tenía es porque me lo dieron los vecinos. Queremos y necesitamos algo efectivo para nuestros chicos, que tengamos un lugar donde vivir. No estamos pidiendo que nos regalen. Dijimos que, si teníamos que pagar, vamos a pagar, que nos hagan un plan de pago. Pero les explicamos que necesitamos una casa para vivir con nuestros hijos”, expresó por último.

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias