LLAMADO DE ATENCIÓN

Basura y aves, un combo peligroso para el aeropuerto

Las autoridades de la aeroestación advirtieron que los basurales de los alrededores, atraen a gran cantidad de aves.
martes, 03 de diciembre de 2019 · 12:44

La basura acumulada en el entorno del aeropuerto internacional de Neuquén, ha generado un verdadero problema debido a que la presencia de aves pone en riesgo la seguridad aérea.

Así lo hizo conocer el jefe del aeropuerto neuquino, Federico Franke, quien reveló que la ANAC, la UFLO y la UNCo comenzaron hace dos años un trabajo de investigación con biólogos sobre el tratamiento y el comportamiento de las aves.

“Utilizamos pirotecnia o perros para ahuyentarlas” señaló Franke quien agregó que “no se las puede matar”.

“Hay basurales que atraen a los pájaros y a los roedores y a otro tipo de fauna que, en un contexto como el nuestro con un aeropuerto que quedó en el eje de la ciudad, nos genera un problema por el denominado riesgo aviar. Tampoco nos benefician demasiado los ojos de agua en lo que es la prevención de ese riesgo”, dijo Franke.

De todas maneras, el funcionario destacó que se han reducido los casos denominados de “ingesta”, que es cuando las aves son “chupadas” por las turbinas de un avión. Pero sí se han registrado “choques” de aves contra la cabina o el tren de aterrizaje de las aeronaves. “Pocos días atrás, a ave impactó contra el tren de aterrizaje de un avión de Jet Smart y le rompió un sensor de indicación”, comentó.

“Lo peor que podemos hacer es negar el problema, que no es de la gravedad de otras épocas. Este año no hemos tenido ingestas, sino casos de impactos. Según lo relevamos, este año hemos tenido 3,3 casos sobre 10.000” explicó Franke.

Destacó el trabajo de investigación sobre el comportamiento de las especies que surcan la pista de aterrizaje. “Una vez que tuvimos en claro cómo se manejaban, cómo se movían, qué comían o hacia dónde iban, los pudimos atacar en el buen sentido de la palabra” expresó Franke en referencia al trabajo de investigación. “Sabemos que después de las lluvias tendremos un 30 por ciento más de aves, o que por la mañana cruzan de Norte a Sur desde la laguna de San Lorenzo al Limay y a la tarde regresan”, afirmó.

El 8 de septiembre de 2001, las autoridades del aeropuerto General Juan Domingo Perón suspendieron las actividades debido a la presencia de bandadas de aves. Dos días después pudieron volver a operar las aeronaves.

El 5 de febrero del año pasado, la presencia de un tero en medio de la pista obligó a demorar una hora y media la partida de un avión hacia Buenos Aires.

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias