Elecciones 2019

Ganó Gaido, y ahora cambia todo, no solo en la capital

Fuertes implicancias habrá tras la constatación del triunfo del MPN.
domingo, 22 de septiembre de 2019 · 20:47

Pasaron 20 años hasta que pudo celebrar otra vez el MPN en la capital neuquina. Mariano Gaido, con estrategia de Jorge Sapag, y respaldo de Omar Gutiérrez, ganó las elecciones por 9 puntos de ventaja sobre Marcelo Bermúdez. El festejo es anecdótico. Las implicancias, profundas. El MPN hegemoniza la provincia, con la sola excepción de Centenario y Cutral Co. A Plottier no lo cuente: ese espacio político formó parte de la coalición emepenista.

El resultado final fue 39,70 por ciento para Gaido; 30,69 para Bermúdez; 10,26 para Sobisch; 7,98 para Zúñiga. Se dio la lógica que habían marcado las encuestas. La constatación del voto evidencia una realidad tremenda: el MPN + Vaca Muerta conforma un espacio político con proyecto económico destinado a durar mucho tiempo más…siempre y cuando no cometa errores demasiados gruesos.

La fuerza de esta realidad es impactante. La oposición al MPN queda seriamente deteriorada. El actual intendente, Horacio Quiroga, le pidió públicamente a Marcelo Bermúdez, que sea él quien encabece la lista de concejales que asumirá sus bancas en diciembre. Se procura guardar en primer plano las pocas figuras que quedan en pie. El Deliberante capitalino cambia, pero no mucho. Conservará un sesgo opositor, al menos en la fachada. La diferencia es que enfrentará la renovación de prácticamente todos los servicios públicos importantes: el transporte, la energía, el agua y saneamiento (con el contrato con el EPAS) y también la basura. Esos contratos son clave, no solo para los servicios, sino para la supervivencia del establishment político municipal.

El MPN se reinventa en cada elección. En esta que ha pasado, pone en marcha el proceso hacia el 2023 con una riqueza de posibilidades inaudita, pocas veces antes vista. Se dice que el bastión capitalino recuperado servirá para alimentar posibilidades y destruir una mecánica de lo inevitable. Se verá. Lo concreto es que ahora todo cambia, y el MPN se constituye nuevamente en un foco de atención desmesurado, en el que recupera un rol de oficialismo y oposición dentro de su propio continente.

La historia futura dirá si lo que empieza este domingo 22 de septiembre, en el nacimiento de una nueva primavera, se convierte en un rayo de luz que traerá el progreso que vaticinaba Parravicini, o, por el contrario, en una sombra que de tenue puede pasar a densa y preocupante, hacia una hegemonía que avasalle, dueña de sí, y de los otros, con esa prepotencia a la que los argentinos nos hemos acostumbrado.

 

12%
Satisfacción
12%
Esperanza
37%
Bronca
12%
Tristeza
25%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios