NIDO Fiu Fiú

A la cabeza

Una recorrida por la costa del río Limay revela el accesorio que pica en punta este verano. Los sombreros se volvieron cancheros, onderos y protectores de soles fuertes, justo como los de nuestras latitudes. Seguí estos consejos y encontrá el que mejor te sienta. De yapa, agendá el dato de un sombrero mágico.
martes, 12 de noviembre de 2019 · 11:58

Por María Elena Baggio, periodista de moda.  

Las marcas de accesorios fueron probando y lanzando modelos. Las campañas de moda los sumaron con mucho estilo y de a poco aparecieron en los negocios locales. Lo principal para tentar era la prueba y que cada cual pueda jugar frente al espejo con este accesorio que, hasta hace unos años, era un esnobismo y hoy se volvió casi tan básico como unas buenas gafas.

Es que tomar sol del bueno es parte de una rutina saludable y cuidarse en las horas pico lo fundamental para poder disfrutar de largas caminatas o tardes de picnic en los balnearios. En la Patagonia eso es clave, no vaya a ser que la brisa confunda nuestra sensación térmica y los rayos nos dejen roja.

BIEN ARRIBA

Es un hecho: los sombreros se adueñaron de las sombras y se subieron a las cabezas de todas. Fedora, Panamá, de ala ancha, Cowboy, de paja, con más o menos estructura, la variedad es infinita. Los vemos pasear cada fin de semana a la orilla del río, hasta llegar firmes más allá del atardecer, recorriendo ferias o bares cerveceros. Los venden artesanos, emprendedores, comercios y hasta vendedores ambulantes. ¿Vos ya tenés el tuyo?

Una buena manera de empezar a sumarlos a nuestros looks es teniendo en cuenta la forma del rostro. Dicen las estilistas que para los más redondeados van bien aquellos sombreros que dirijan la atención a la parte superior, como los de copa alta o con algún adorno hacia arriba. Para los rostros cuadrados elegir los de copa redonda y ala ondulada que suavizan las líneas del mentón. Las caras alargadas se favorecen con los sombreros de alas grandes y caídas a la altura de los pómulos, que dan más volumen a los laterales. En tanto que las de rostros más ovalados se lucen con los de ala corta y copa partida o bien alas con vuelo hacia arriba como los típicos cowboy.

Otro dato para tener en cuenta es la altura. Si sos del team pettite evitá las alas muy anchas si no querés provocar el efecto “hongo”. En cambio, si sos de altura y te divierte, una capelina XL es una opción para llevarte todas las miradas y, de paso, decirle chau al fotoenvejecimiento.

SOMBRERO MÁGICO

“Hace diez años las mujeres no usaban sombrero”, cuenta Liliana Montenovo, artesana chosmalense dedicada a la confección de sombreros hechos a mano, y no podemos dejar de estar más de acuerdo. Ella es una mujer patagónica que se enamoró de una técnica y abrazó su propia sombra. Así nació su emprendimiento de sombreros de fibras naturales de la Patagonia, “sin químicos, sin máquinas, creados a mano, con tintes naturales, jabón blanco y agua”.

Diseños de Liliana Montenovo.

 

“Empecé a hacer sombreros con un curso que dieron profesionales del INTI para aprovechar los desperdicios de la lana. Enseguida me entusiasmé con la técnica del fieltro. Me pareció mágico que de una cosa plana pudiera salir un producto de una sola pieza, con volumen y sin costura”, recuerda.

Lo que más hace son sombreros de copa redonda con un poco de ala, también otros más trabajados con detalles de flores, trenzas y cordones, y uno que se usa mucho en el norte neuquino y que lo llaman Cucho, “de ala baja y copa en punta”, describe. Es que una década después advirtió que neuquinos y neuquinas se están animando más a usarlos y cuanto más lo ven, más lo quieren.

Liliana usa materias primas de la zona, lana merino, vicuña, alpaca negra y llama, entre otras, para crear modelos propios y a pedido que se usan tanto en la ciudad como en el campo, al igual que en invierno como en verano. 

¿Es eso posible? “Sí porque  la lana, entre otras propiedades, tiene la de ser un aislante térmico, es decir que en invierno no deja pasar el frío y en verano no deja pasar el calor, además de ser impermeable e ideal para usar en lugares con espejos de agua o trabajar en el campo donde las temperaturas tienen mucha amplitud térmica”.¡Chapeau!

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias