Nido Duro

Plotttier busca un salto en la producción

Poca tierra, poca gente, mucha tecnología y alta producción. Esa es la fórmula con la que la gente del Centro de Formación Agropecuaria N° 1 de Plottier propone que los pequeños productores se mantengan a flote en su quehacer agrícola y logren un verdadero salto productivo.
viernes, 15 de noviembre de 2019 · 09:58

Por Carla Barbuto

Entre cientos de loteos privados de ex chacras que no lograron resistir al avance urbano y otras tantas que aún se mantienen a flote, hay muchos productores de Plottier que intentan hacer lo suyo en espacios de tierra reducidos. ¿Cómo ser competitivos? ¿Cómo producir más en menos tierra?

En el Centro de Formación Agropecuaria N° 1 de Plottier se están ensayando respuestas a aquellas preguntas y su coordinador, Daniel Cortés, nos comparte una manera para que los pequeños productores de la zona puedan lograr que sus plantas de frutillas, morrones, tomates o berenjenas dupliquen la producción anual. 

Cortés: “Colocamos las plantas hace 30 días y están hermosas”.

En el Puesto Plottier está funcionando un nuevo invernadero semi-hidropónico que, con un sistema totalmente innovador, permite acelerar los tiempos productivos, impactando favorablemente en el circuito de producción local. ¿Cómo nació la idea de llevar adelante este proyecto?
Es un proyecto de semi-hidroponia. Si bien la alimentación de la planta es en base al riego, se trabaja en una base de sustrato -perlita y turba- y toda la nutrición de los plantines se hace por fertirriego. El sistema se llama semi-hidropónico y, en Europa, se lo usa porque hay un mejor manejo de los residuos y del agua; las plantas duran 4 o 5 años porque no hay patógenos y se logra mayor productividad.

Cortés: “Se ve la perla y la turba, y la manguera de riego. Está en condiciones casi hidropónicas”.

¿Cuándo comenzaron?
El año pasado empezamos con un proyecto de innovación hortícola, siempre buscando una solución a una demanda socio-productiva el sector, para mostrar a productores y técnicos agropecuarios cómo con innovación tecnológica se puede producir más. Siempre pensamos en el mercado interno, en que el 60% de la demanda de hortalizas y fruta fina no está cubierto, pensamos estos proyectos para aumentar la producción.
Primero fue un proyecto de innovación tecnológica hortícola a campo (en tierra) y pasamos de 3 a 7 kilos de tomates por planta, y en morrón y berenjena duplicamos la producción. Todo a campo y con fertirriego, con sales minerales y productos aminoácidos. Todo está dentro del sistema de buenas prácticas agrícolas.

Cortés: “En el invernadero, las plantas están en condiciones de campo, siempre con riego y absorviendo los nutrientes”.

Es importante la aclaración porque muchas veces se confunde y se cree que los proyectos hidropónicos son orgánicos.
Claro. En nuestro proyecto no se aplican insecticidas pero sí sales  minerales por fertirriego. Esto es lo único no orgánico; después, los aminoácidos y demás productos sí lo son.

Los proyectos hidropónicos suelen usarse en áreas donde la tierra no es fértil, ¿por qué convendría un sistema de este tipo al productor de la zona?
Hay un gran problema que es el precio de la tierra, que compite con el petróleo. En la zona de Plottier es muy difícil conseguir hectáreas para producir y, entonces, hay que buscar que en menos tierra se produzca mayor cantidad. También hay un tema con la mano de obra y, por ejemplo, buscamos que en estos proyectos de innovación hortícola, dos hectáreas sean manejadas por un técnico  agropecuario y dos personas. Con los proyectos de semihidroponia y de innovación hortícola a campo, tratamos de producir mucha cantidad en pocas hectáreas y medir la mano de obra porque es complicado conseguir gente en tiempo de cosecha. En otras palabras, buscamos aumentar la concentración en poca tierra y lo más tecnificado posible, lo cual hace que rinda más.

Cortés. “Se aprovecha el calor natural del invernadero, sin gasto extra de energía”

¿Qué recepción tienen entre los proyectos entre los productores? 
Hay 25 técnicos agropecuarios que se están capacitando con el curso de actualización que brindamos; hicimos un acuerdo con la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNCo y hay 8 productores que se han presentado al proyecto. Actualmente se manejan un par cultivos: pimiento, berenjena, tomate y frutilla. 

¿Es complicado ver resultados rápido?
No, un técnico agropecuario o productor sale del curso manejando el cultivo. Tuvimos muchos llamados, nosotros creemos que el sector necesita proyectos de innovación. En frutilla, por ejemplo, somos la cuarta zona productiva del país. A campo, una planta rinde 600 gramos de fruta en un año y nosotros con el sistema semi-hidropónico buscamos pasar a 1.4/1.6 kilos y queremos mostrar eso a los productores. 

Cortés. “Con estos tanques se hace el riego y fertirriego, todo automatizado”.


Buscamos transferir el conocimiento a técnicos agropecuarios y a productores, y que los números cierren. El último curso del año lo va a dar gente del Centro Pyme para ver todo lo que es el presupuesto y los costos del manejo del cultivo. Nosotros articulamos con ellos y con el INTA para que sea un proyectos sustentable también desde el punto de vista económico.

“En la zona de Plottier es muy difícil conseguir hectáreas para producir”, nos dijo Cortés y ese momento entendimos por qué se necesita ensayar nuevas respuestas a las preguntas que nos planteamos al comienzo. ¿Cómo trabajar la tierra y ser competitivos? Con innovación y muchas ganas de barajar y dar de nuevo.


100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias