Nido Blando

Tu vida en mis manos

Como aseguran los instructores, saber practicar reanimación cardiopulmonar es vivir con la tranquilidad de que podemos salvar una vida.
lunes, 09 de diciembre de 2019 · 17:38

Según estadísticas, el 70% de los paros cardiorrespiratorios se dan fuera del ámbito hospitalario y, un 40% de esos casos, se pueden revertir con un desfibrilador externo automático (DEA) y aplicando maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP). Por eso, decir que la RCP salva vidas no es solo un slogan bonito, es una realidad. Y, decir que todos debemos saber hacer RCP, no es un cliché moralista, es una responsabilidad que nos compete a todos.

Ser de salud

Myriam Gimarayz es médica clínica y trabajó siempre en unidades de terapia intensiva de distintas instituciones médicas del país. Hoy, forma parte de un equipo de instructores de RCP que forma a otros instructores de Argentina y además, capacita al público general. 

Foto: Myriam Gimarayz, es coordinadora médica de Urgencias de OSDE y forma parte del equipo de instructores de RCP. 

En charla con 100 pájaros volando, la doctora explicó que “la idea de que todo el mundo sepa hacer RCP es que cualquiera pueda hacer algo bueno por alguien que lo necesite, en un momento crítico, antes de que llegue la ayuda especializada”.

"Tomarse unas horas para aprender las maniobras es un acto de generosidad, porque nadie viene a aprender RCP para uno mismo, viene para ofrecérselo a alguien sin pedir ninguna retribución a cambio. Y eso puede cambiar la historia de muchas personas”, asegura la doctora Myrian Gimarayz 

Víctor Arroyo, es bombero hace 25 años y hace 11 que se desempeña como bombero voluntario en Centenario. También es instructor de RCP y el hace hincapié en las estadísticas: “hay que entender que el 70% de los paros cardiorrespiratorios ocurren en una plaza, en las escuelas, en nuestra casa o en el trabajo. Puede pasar en cualquier lado y, en ésos casos, nos puede ayudar que alguien sepa, aunque no sea profesional de la salud. Esto cambia la historia”, sentencia. 

Foto: asistentes al curso de "RCP sólo manos" que se dicta en OSDE.

Tu vida en mis manos

Myriam y Víctor, junto al paramédico Iván Vejar, llevan 3 años coordinando un equipo médico que brinda cursos de “RCP sólo manos”, avalado por la Asociación Americana del Corazón, de forma gratuita para toda la comunidad adulta de Neuquén. Allí, enseñan a incorporar nociones básicas para actuar ante emergencias: reanimación cardiopulmonar, cómo actuar ante asfixias y atragantamientos (maniobra de Heimlich) y el manejo de un DEA.  

“Capacitamos a la gente para poder mantener  oxigenado el cerebro, corazón, riñones y los órganos importantes con maniobras de RCP y un DEA, para que cuando venga la ambulancia se pueda revertir ese cuadro y que la persona quede con la menor cantidad de secuelas posibles”, detalla Víctor y comenta que hace unos días se aprobó una ordenanza en Cipolletti, por la cual, los grandes locales por los que circulen más de 300 personas, deberán tener un desfibrilador externo automático señalizado y al alcance de la gente.  

Foto: la doctora Myriam asiste a una alumna del curso.

Por su parte, Myiriam remarca que está probado que seguir el protocolo que allí enseñan, triplica las chances de vida y también la calidad de vida de la persona que es asistida. Y agrega: “Cualquiera puede ayudar a salvar una vida. Es muy fácil. Lo importante es saber qué hacer, cómo, cuándo hacerlo y también por qué lo hacemos. Es dar un orden a las cosas que podemos hacer adecuándolas al sentido común y a la situación que se nos presenta”.

Del dicho al hecho 

El curso consiste en un entrenamiento de 4 horas en el cual, a través de videos explicativos y el acompañamiento de los instructores, se enseña el protocolo de actuación ante emergencias, recomendado por la Asociación Americana del Corazón.

Además de los pasos claves de RCP como: asegurar la escena, llamar a emergencias, asegurarnos de que la persona no respira y no responde e iniciar las compresiones, se entrenan cuestiones simples pero trascendentales como actuar de forma ordenada, conocer los teléfonos de emergencia de nuestra ciudad, saber dar las instrucciones para que llegue la ayuda, o saber utilizar la opción de altavoz de nuestro celular.

La reanimación cardiopulmonar es una técnica muy sencilla y fácil de aprender (y de enseñar), indicada para asistir de inmediato a una persona que experimenta un paro cardíaco, mientras se espera que llegue el equipo de emergencias médicas. 

Al ritmo de unas 120 compresiones por minuto (durante 2 minutos), cada participante entrena las maniobras con muñecos especiales (adultos y lactantes) con el acompañamiento del instructor. Sólo se trata de comprimir fuerte y rápido el centro del pecho, intentando hacer que el corazón continúe bombeando sangre al resto de cuerpo para restablecer la circulación y la oxigenación de los órganos vitales.

“Una vez que la gente se anima a venir, después es muy fácil de aprender. Es simple, didáctico y la gente se va con la tranquilidad de decir ´ya se hacerlo´", dice Myriam y continúa: "nuestra intención es generar ése efecto nido, de proteger a nuestro entorno más cercano, a nuestro núcleo familiar o laboral donde pasamos muchas horas de nuestro día".

Cuanto más gente alrededor nuestro sepa hacer RCP, también uno está protegido. Sabemos que cambia la historia cuando alguien sabe qué hacer, a que alguien simplemente espere a la ambulancia. ¿Hay algo más para hacer? Sí. Y es esto”, concluye Myriam.

Foto: Oscar Torres Olave y Myriam Gimarayz durante una capacitación.

Mejor prevenir que curar

Con el foco puesto en la prevención, desde 2010, OSDE es un centro de formación de instructores en RCP y además, capacita a distintos actores sociales de la provincia como personal de Defensa Civil, Tránsito, personal policial, profesionales de la salud, empresas, municipalidades, colegios, etc.

No hay consecuencias legales para quien intenta reanimar a una persona. Desde hace dos años, según la Ley 27.159 de prevención de muerte súbita, ninguna persona que realice RCP básica y utilice un DEA está sujeta a responsabilidad civil ni penal.

Hace 3 años OSDE abrió las puertas a la comunidad y todos los últimos viernes de cada mes, en el auditorio de su filial de Neuquén, los instructores del Centro de Entrenamiento de RCP, certificados por la American Heart Association (AHA), dictan cursos gratuitos para toda la población, con cupos limitados y entrega de certificado que avala la capacitación.

Foto: Víctor Arroyo, bombero voluntario e instructor de RCP.

“La idea es que cada vez más gente sepa hacer RCP y, a su vez, contagie a sus círculos más cercanos a que lo hagan. Generar ese efecto amplificador es el objetivo de esta iniciativa. Y para el año que viene, tenemos el programa “Pequeños Gigantes”, una modalidad de RCP dirigida a los chicos, para que aprendan, de una forma didáctica, a activar el sistema de emergencia”, explica Andy Garaygorta, de Relaciones Institucionales OSDE - Filial Norpatagónica.

C'est la vie

En nuestra vida diaria compartimos muchas horas del día con otras personas, ya sea en el trabajo, practicando un deporte, compartiendo momentos de dispersión; convivimos con hijos pequeños o padres mayores, con gente con alguna dificultad de salud, vivimos en comunidad. Algún día la realidad nos puede enfrentar a una situación extrema y poner una vida en nuestras manos. Así de impredecible es la vida. Ante esta posibilidad, siempre es mejor saber qué hacer. 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias