Nido Del Cielo

El milagro del fuego

La semana que viene se llevará a cabo en San Martin de los Andes una experiencia religiosa que invita a “romper con todo lo que tenemos como verdad absoluta”.
viernes, 29 de marzo de 2019 · 09:23

Por Carla Barbuto

Hace unos años, la prestigiosa National Geographic le contó al mundo el hallazgo de una nueva tribu perdida en el corazón de una isla. Una de las pruebas del descubrimiento era la imagen de tres aborígenes semidesnudos haciendo fuego con una rama. La historia fue cubierta por medios de todo el mundo y la academia hablaba de la última tribu encontrada en tiempos modernos.
Pasó el tiempo, la noticia dejó de tratarse en los medios y un antropólogo decidió conocer la tribu de primera mano. Llegó a la isla y la caminó sin permiso. ¿Cuál es el fin de esta historia? El antropólogo descubrió que no había tribu, que no había aborígenes escasamente cubiertos, que no había quien hiciera fuego con ramita, que la gente que habitaba aquella isla formaba una comunidad capitalista sin nada de ancestral.
Esta anécdota es el pilar movilizador de las impulsoras de una nueva religión que se está gestando en las calles de Neuquén y que tendrá un encuentro en San Martín de los Andes entre el 1 y el 7 de abril. Es la religión de los escépticos, la religión de quienes descreen de la imagen, la religión de quienes la cuestionan y no se dejan intimidar por lo establecido.
El encuentro religioso –que se conoce como Residencia Manta y taller “El milagro del fuego”- al que nos referimos es experimentación, análisis y producción en torno a la imagen fotográfica y estará a cargo de las artistas Suyai Otaño y Marina Cisneros.

 


“Invito a la gente a descreer de la imagen y lo voy a plantear como una religión. En realidad, la fotografía  es una religión y, como en todas, hay creyentes y escépticos. Este taller es para alimentar a los escépticos de la fotografía y por eso se llama ´El milagro del fuego´”, nos cuenta entusiasmada Marina.
Las seguidoras escépticas que participarán de esta experiencia son las neuquinas Leiza Gagliardi, Daniela Vera, Carla Pappalardo, Daniela López y Geraldine Schroeder, todas ellas son parte de EstoNoEsFotografía, taller que coordina Marina en la ciudad capital.


Génesis, capitulo 1
“Manta es una residencia que viene desde hace varios años en San Martín. Quería participar desde hace ya un tiempo y nunca podía. El año pasado invité a Suyai a dar un taller en el marco de EstoNoEsFotografia y me ofreció coordinar una residencia en Manta para mis alumnas”, cuenta Marina.
Y así comenzó a gestarse el encuentro de fotógrafas neuquinas en San Martín de los Andes. La idea de empezar a reunirnos y saber qué estamos haciendo. Lo que me entusiasma de esta residencia es que sólo somos neuquinas, va a tener un ingrediente de localismo muy fuerte”, asegura Suyai.

 

Marina Cisneros


La doctrina
“Los talleres de Suyai y el mío son muy extraños, las herramientas que damos no son exclusivamente para la fotografía, son para vivir determinadas experiencias que a vos te generan un acto creativo”, comienza explicando Marina como quien anticipa el verdadero milagro del arte.
“El taller que vamos a dar juntas va a  ser de postfotografía y de empezar a descreer de la imagen. En general, no se desconfía de la imagen. Cuando tenemos una fotografía o un video, ya lo tomamos como una prueba de algo real, de una verdad”, continúa.
Marina levanta la bandera de los escépticos como un manifiesto y, de este modo,  le abre la puerta a una sensibilidad más pura y, ¿por qué no?, a una especie de sabiduría interior. “Ir a desconfiar de todo el conocimiento construido desde afuera nos lleva a una sabiduría ancestral, que es la que cada una tiene adentro y fomenta la intuición”, asegura.
“Descreer de la imagen te invita a otra experiencia de la imagen. La miras y ya no estás pensando qué quiso decir el otro sino qué decís vos cuando te encontrás con la imagen del otro”, asegura la artista neuquina.
Por su parte,  Suyai le regala sus palabras a la doctrina: “Lo importante es sentirse cómodo con lo que uno está haciendo más allá de si está correcto o bien visto, más allá de si está o no dentro de lo que en la fotografía se considera correcto”.
“Está bueno desconfiar un poco para estar alerta y saber si lo que hago tiene que ver con una pulsión propia o de dónde viene, para llegar a un visión personal más pura, hay que romper con todo lo que tenemos como una verdad absoluta”, dispara Marina.

No sabemos qué fue de la foto de los tres aborígenes apenas vestidos haciendo fuego, no sabemos qué fue del antropólogo en la isla de la mentira, pero sí sabemos que arderá fuego la semana que viene en San Martín de los Andes y eso será un milagro.

66%
Satisfacción
16%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
16%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias