Nido del Tiempo

“¿Es un imperio esa luz que se apaga, o una luciérnaga?”

Algunos abandonos suelen resultar poéticos, y el de la Colonia Japonesa sobre la picada 6 sur de San Patricio del Chañar, es incuestionablemente uno de esos.
jueves, 20 de junio de 2019 · 11:12
Por Mime Mascaró
Título interior, haiku de Jorge Luis Borges.

 

Un cartel, fagocitado por la maleza de la vera de la ruta 7, corroído de lluvias y días, anuncia que ahí, hace tiempo, algo se anunciaba.

La velocidad mínima permitida en una ruta, atenta (¿protege?) contra una lectura cómoda de lo que aún se alcanza a leer: Colonia Japonesa. Escasos metros después, un brazo de tierra nacido del cemento de la ruta, nos invita a doblar a la derecha unos cientos de metros en el espacio y en el tiempo, unas decenas de años.

 

Lost in translation

Escritas en el cartel, tres líneas. La superior, en un perfecto pero descascarado español. Luego, unos vocablos en la zona media en hiragana y más luego, la línea final en katakana, ambos silabarios japoneses. Con los símbolos en hiragana un japonés comprende que allí hay (había) una Colonia Japonesa; y con la línea escrita en katakana, si quisiera, podría pronunciar fonéticamente su traducción al español, aunque no sabría de qué está hablando. (Semejante triada, vuelve imposible no pensar en la complejidad cultural de aquerenciamiento por la que este pueblo debió haber pasado antes de sentirse como en casa, en nuestra casa.)

 

Imagine Dragons

 

Luego de un par de averiguaciones pudimos dar con una de las mujeres de este clan, no sólo pionera de la colonia japonesa, sino también una de las primeras pobladoras de San Patricio del Chañar, quien con la misma amabilidad con la que nos cuenta detalles de sus días de aquellos días, nos pide  “por favor no nos nombre, porque a mi familia le gusta así”. Una mujercita encantadora, de una voz temblorosa y dulce, que con esfuerzo permite escapar de su paladar japonés algunas palabras españolas para podernos entender.

Indagando por la razón de aquellos vestigios de una comunidad floreciente, nos explican que en la década del ´70 el gobierno argentino promovió un programa de asociación entre Japón y Argentina. Como parte de la comitiva de familias japonesas que vendría al país a trabajar, 7 llegarían a radicarse en San Patricio del Chañar, donde se dedicarian a la agricultura y establecerían su propia colonia.

Hoy sólo quedan de aquellos tiempos 4 familias, 7 perros grandes, un cartel sobre la vera de la ruta y un ingreso que como suele suceder con algunos abandonos, este también resulta poético.

 

Antiguo ingreso a la comunidad japonesa.

 

"Este camino ya nadie lo recorre, salvo el crepúsculo". Dibujo y haiku japonés. ¿Estarán hablando de la historia de la colonia japonesa de San Patricio del Chañar?

 

¿Perdidos en Tokio?

Aquel proceso intercultural fue promovido por por la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional, más conocida por el acrónimo de JICA, (una agencia independiente que coordina la asistencia pública oficial internacional de Japón) y estaba orientado a ayudar al desarrollo económico y social de los países en desarrollo y promover la cooperación internacional. “El 11 de Octubre de 1979 se firmó en Tokio, el Convenio de Cooperación Técnica entre los Gobiernos de Japón y Argentina. En este marco, Argentina se ha visto beneficiada por la transferencia de conocimientos y tecnologías de Japón a través de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón -JICA-, contribuyendo a su desarrollo económico y social.” explican desde la web oficial del organismo japonés.

 

"Es casi como mirar el mundo a través de una gota de rocío", haiku japonés.

 

7 perros grandes

Nuestra mujercita nipona nos habla de JICA, de la llegada de todos, de la partida de algunos, de las 4 familias y los “7 perros grandes” que aún viven en la ciudad, de su pasado como madre y chacarera y de su presente como maestra de japonés en Neuquén, adonde viaja todas las semanas.

Nos hubiera encantado haber concretado el encuentro pactado para el día después del llamado como habíamos coordinado, pero con un mensaje de texto, nos comunica su decisión de suspenderlo.

Y nos quedamos pensando lo significativo de que haya sido un cartel de texto confuso el comienzo y el final de esta historia.

 

"Los días lentos se apilan, evocando un viejo antaño", Haiku japonés.


 

 

 

 

25%
Satisfacción
0%
Esperanza
8%
Bronca
41%
Tristeza
8%
Incertidumbre
16%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias