Nido blando

Pañuelos que hablan de amor

En tiempos de fechas patrias, al son del “un, dos, tres, un, dos”, los bailarines de danzas folklóricas argentinas agitan enérgicamente sus pañuelos en clave de amor.
viernes, 21 de junio de 2019 · 18:11

Por María Marta Martínez 
 

En tiempos de fechas patrias, estamos acostumbrados a ver representaciones y actos donde parejas de bailarines, caracterizados de pies a cabeza, interpretan piezas clásicas de nuestras danzas folklóricas argentinas. Los bailarines agitan, a distintos ritmos, sus pañuelos (el celeste la mujer y el blanco, el hombre). Pero, ¿cuál es el significado de los movimientos del pañuelo en las danzas folklóricas argentinas?

Siglos antes de que existieran los “likes” y los “emojis”,  no era nada fácil que las parejas expresaran abiertamente su atracción. En esos tiempos, el pañuelo era un elemento fundamental para transmitir mensajes entre amantes. De allí el gran simbolismo como elemento de expresión del pañuelo en un baile de a dos.

En algunas danzas folklóricas argentinas, el pañuelo, sus movimientos, su cadencia o ímpetu, según como sea “revoleado”, también tiene un gran protagonismo y significado especial en el diálogo entre el hombre y la mujer. Es una pieza clave de expresión porque además de ser parte del atuendo, es un símbolo que permite llamar la atención del compañero y expresar emociones, sentimientos e intenciones.

Ivana Toro es profesora de danzas nativas y folklore, y forma parte del área de “Promoción Escolar” de la Municipalidad de Neuquén donde está a cargo de brindar talleres de expresión artística. Para ella, el pañuelo en las danzas folklóricas argentinas tiene un gran significado amoroso pero principalmente “es una forma de expresarse, es la extensión corporal de la persona con movimientos que forman un lenguaje propio. Podés acariciarlo, llevarlo al corazón por lo que estás sintiendo. Sirve para entrelazar, acompañar, comunicar. El pañuelo es la expresión en sí”, asegura.  

Ivana cuenta que la mayoría de las danzas se hacen con posición de manos y castañetas pero que hay muchas otras, en las cuales para poder expresarte, el pañuelo es imprescindible. Así, se vuelve un objeto artístico con un gran valor poético en muchas danzas donde los movimientos del pañuelo construyen formas de expresar sentimientos tan simples como un beso: tomar el pañuelo con ambas manos por las puntas formando un triángulo y enroscarlo hacia afuera indica la intención de ofrecer un beso. Enroscarlo hacia el pecho, transmite al compañero, la intención de recibir uno.

La misma cualidad expresiva tiene en la zamba, en la cueca. O en el minué, donde con un movimiento suave se saluda a través del pañuelo. “En los valsecitos, tiene movimientos mucho más alegres y en las cuecas va al ritmo de la música en esa búsqueda permanente del hombre hacia la mujer, hasta que en un giro final ella queda con él y es como que él la termina atrapando con el pañuelo, como que la termina conquistando”, explica Ivana.  

Pero el caso más emblemático de la importancia del pañuelo en la expresión es quizás en la zamba, una danza tradicional que representa la galantería cortés donde el pañuelo es el elemento imprescindible que representa el diálogo amoroso entre los bailarines. “Para mí el mensaje más puro del pañuelo es en la zamba. Una zamba no la podes bailar jamás sin pañuelo porque expresas ese arresto, el lenguaje, la llegada con el otro”. 

Por eso, aunque las figuras que los bailarines marcan con sus pañuelos son libres, saber llevar el pañuelo es tan importante como saber bailar la danza. El pañuelo no se revolea sin sentido, sino que ese “revoleo” enérgico, con forma de “ocho”, tiene todo un sentido y es una de las figuras más comunes con el pañuelo. Tampoco se lo agarra de cualquier manera: generalmente se lo sostiene a un par de centímetros de la punta para aprovechar todo el largo, entre los dedos índice y mayor de la mano derecha.

“Para mí el pañuelo es un sentimiento en la danza, en el corazón, en el aire cuando vuela porque hay zambas que te hacen volar. Por eso yo siempre transmito que me parece bárbaro que conozcamos las danzas del mundo pero me gustaría que nuestra danza se transmita de generación en generación porque es lo que nos identifica”, concluye Ivana, una mujer que tiene tatuado en su brazo una frase que dice “Me amo cuando danzo porque abrazo a la vida”.

Foto: Ivana Toro, de la División "Promoción Escolar" de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Neuquén. 
100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias