Nido Esto No Es Fotografía

Una fantástica extrañeza en lo cotidiano

¿Qué se siente ser minúsculo en el centro de Neuquén? La artista Petu De Mareca crea un escenario que nos encoge a todos, una obra que nos invita a la fantasía y nos guarda un secreto que sólo los curiosos sabrán, ¿qué se posa sobre la mesa?
miércoles, 26 de junio de 2019 · 10:07
Por la artista Marina Cisneros. Cazadora de arte. Pensadora visual.
Colaboración especial para 100 pájaros volando.
 

La obra de De Mareca intenta que el mundo en que vivimos incorpore el diseño, la creatividad, y lo extraño en algo común.
Inspirada en cuentos de fantasía, pone en valor objetos cotidianos revistiéndolos con texturas que nos alejan de las sensaciones usuales.

 

La obra, originalmente fue hecha para la muestra Volátil, en Casa Naranja, Córdoba. Curaduría de Daniel Fischer. Foto de Paulo Jurgelenas.
La obra, originalmente fue hecha para la muestra Volátil, en Casa Naranja, Córdoba. Curaduría de Daniel Fischer. Foto de Paulo Jurgelenas.



Eat me
Como Alicia en el País de las Maravillas, la artista cae por un túnel hacia el centro de la Tierra y, en un cuarto sin salida aparente, se encoge y se agiganta para luego viajar por sus propias lágrimas hasta el mundo de las maravillas.  Petu ya está familiarizada con este universo y muestra su carácter y personalidad al enfrentarse al absurdo creando un escenario que nos encoge a todos.

 

Eat me. Petu de Mareca por Marina Cisneros.



¿Qué es cotidianos?
Cotidianos es una escultura de gran escala, a su vez, réplica otra obra que forma parte de una serie de piezas/objetos que escojo deliberadamente para construir el relato.Cotidianos son aquellos sucesos que parecieran conformar aquello que entendemos como usual o habitual, que se camufla y hace parte de nuestro diario transcurrir, es la naturalización de situaciones/cosas que quizás hasta fuera de contexto, siempre existieron.

A tu imagen y semejanza. Foto de la obra original, de la que luego hace la réplica en gran tamaño


¿Cómo nace la idea o la necesidad de hacerlo?
Respecto a esa obra en particular, fue una invitación a formar parte de una muestra colectiva que, coordinada bajo la curaduría de Daniel Fischer en la sede de Casa Naranja de Córdoba Capital, reunió tremendos artistas, como Delia Cancela, Leila Tschopp, Manuel Ameztoy, Sofia Torres Kosiba, Claudia Del Río, Leo Damonte, Leo Nuñez, Santiago Viale, Cristian Turdera, Claudia Casarino, junto a obras de Roman Vitali, Eduardo Stupia, Ailin Chen, Pablo Siquier, Chiacho Gianone, Brigida Baltar, Fernando Alievi, Lìbero Badii, Eugenia Calvo, Gustavo Piñeiro.
Empecé a bocetarla un año antes con variaciones en el plano respecto de la mesa original (mesa de estilo provenzal que supo pertenecer a mis abuelos paternos) para luego una vez ya en Cordoba, comenzar con la construcción de la pieza 1 mes antes de la muestra.

¿Qué fue lo más rico del proceso?
Muchísimas cosas, ligadas tanto al proceso per se, como también a la experiencia de transitar un mes en otro lugar, que en cierto un punto, me era un poco extraño.Pero sin lugar a duda, los vínculos que construí a través de un mes sostenido de trabajo, a la par de artistas cordobeses es una de las perlas que más atesoro; de hecho, para mi fue tal su significación, que de esa experiencia,devino una charla acá en Neuquén en el MNBA con algunos de los artistas cordobeses contando esa experiencia interrelacional que atravesó la obra. Otro desafío que puedo resaltar es haber intervenido una pieza que claramente excedía las escalas que estaba acostumbrada a manipular (2,50 x 2,80 x 3,10 mts.) con todos los percances e imprevistos propios de las producciones.

 

Foto de Nahuel Bouso.

¿Cómo llega a Neuquén desde Córdoba?
A través de Casa Naranja sede central, se realizó la gestión de la donación al MNBA (Museo Nacional de Bellas Artes sede Neuquén) de la obra. Luego de que ambas partes acordaron la donación y los términos, se realizó el traslado de la obra despiezada por tierra. Ya en la ciudad de Neuquén, esperó un tiempito en la sala de reserva del museo hasta que se decidiera dónde y cómo emplazarla, debido a que necesitaría de la construcción de una platea especial sobre la cual armarla.Una vez contemplados todos estos requerimientos, comenzamos con el montaje de Cotidianos, que llevó 1 día de trabajo y posteriormente, una semana de restauración.

¿Cómo te sentís siendo parte del patrimonio del Museo Nacional de Bellas Artes sede Neuquén?
Feliz. Mirándolo con cierta distancia, realmente jamás imagine ésta realidad como algo posible. A veces tardo en tomar conciencia del destino que tuvo “Cotidianos”.Sumamente agradecida a la gestión del MNBA sede Neuquén y a Casa Naranja Córdoba quienes fueron artífices de que esto haya sucedido.Haber estado presente en todo su proceso desde los primeros bocetos, el anteproyecto, hasta su emplazamiento final, como neuquina, artista y diseñadora, es personalmente emotivo y significativo.

 

Foto de Nahuel Bouso.

¿Qué esperás que pase entre los usuarios de la obra y la misma?
Me encuentro con muchas y tan diversas devoluciones que justamente eso es lo que me da satisfacción, porque para que hayan arribado a una lectura,debieron haber atravesado mínimamente ese umbral de lo conocible que les permitiera darse la posibilidad de salir del automático, producir pensamientos que se crucen con la imaginación, o bien traigan del pasado algo real o ficcionado.También habilita a hacerse preguntas, dudar de lo que se ve, aproximarse hasta entrar en contacto, interactuar con la obra, habitarla.

¿De dónde viene la ambigüedad de tu obra? Me refiero a esto que parece pinchoso pero no lo es?
En mi obra, es enfatizar el extrañamiento, algo que nunca termina de ser develado, ni de ubicarse en el lugar preestablecido. Siempre está demandando un poquito más, otras capas van apareciendo a mayor involucramiento. Como un cierto estado de tensión hasta que se trasciende la curiosidad. Supongo que tiene mucho que ver conmigo.

 

¿Pensás que hay alguna magia en esta obra?  ¿Algo fantástico?
Creo que lo que genera en muchos casos, son pensamientos fantasiosos, recuerdos de otros tiempos o lugares. Eso para mí es lo que la vuelve extraña, fantástica. Como en la literatura “Alicia en el país de las maravillas” las cosas parecen ser lo que no son y están donde no debieran. Es en ciertos momentos, un mundo que me gusta visitar.

 

 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias