NIDO Fiu Fiú

Fibra íntima

Diseñadoras locales mostraron sus creaciones hechas con lana merino, cashmere y mohair producidos en la zona norte y centro de Neuquén, de la mano de crianceros trashumantes, hilanderas y tejedoras. Fue en un desfile a toda orquesta en el Congreso Nacional para visibilizar lo más genuino de un “saber hacer” milenario. Aquí el resultado.
miércoles, 11 de septiembre de 2019 · 13:07

Por María Elena Baggio, periodista de moda.  

La materia prima es perfecta. Son fibras naturales que forman parte de un proceso sustentable donde el primer eslabón empieza con las cabras y ovejas, las mismas que crianceros cuidan y alimentan con los mejores pastos de la invernada y veranada. Luego viene la esquila, el hilado y más tarde la comercialización de las lanas a través de cooperativas o pequeñas empresas que reúnen artesanas. De ahí en más las posibilidades creativas son infinitas, tanto para el diseño local como para el internacional, cada vez más ávido de cadenas productivas con valor agregado y una mirada puesta en la conciencia social y medioambiental.

LA BASE ESTÁ

A partir de la revalorización de esta actividad milenaria surgió la idea del “Neuquén está de Moda”, con un desfile en Capital Federal, organizado por el Ministerio de Producción e Industria de Neuquén. Allí se presentó lo más genuino que nace en el interior de nuestra provincia, hoy buscado por etiquetas y diseñadores de todo el mundo, para fomentar el consumo pausado pero consciente. De acá en más, un breve resumen de lo creado marca por marca. Para elegir con orgullo.

EL DESFILE

PROSAS: el paso del tiempo, el desgaste de las rocas, la transformación en algo nuevo, esos fueron los disparadores de Paula Rosas, que abrió el desfile con “Mutar”, prendas de tipologías fluidas, atemporales y sustentables. Algo de sastrería y un poco de punto para dejar en claro porqué fue elegida ganadora del “Concurso Nacional Filosofía Natural” en 2017 usando fibras naturales en su colección. El expertise sigue intacto.  

AIN NIEVAS: subió a la pasarela con “Aluminé”, una colección inspirada en los paisajes y plantas nativas. Para eso tiñó los hilados con tintes naturales, tomando las plantas autóctonas de su entorno, y  estampando hojas, cortezas y flores de árboles en los fieltros que luego usó en tipologías femeninas y ponibles ciento por ciento.

HUELLAS X NATALIA KAZAKOV: la unión de la hilandería y la diseñadora terminó en una línea que mostró la versatilidad de las fibras neuquinas para hacer un producto de lujo. Diseños de alta costura que se lucieron con los accesorios del orfebre Gustavo Nawel.  

PROYECTO BARDA: Abril Ghilini estuvo presente y a los pies de cada diseño con su marca de calzado artesanal y de autor. La propuesta incluyó botitas sin talón de cuero vacuno, alpargatas acordonadas, bases en yute y los clásicos zapatos “barda” con leyenda en la lengüeta. Todo en una paleta de tonos tierra, visón y suela. 

MARIELA AROCENA: la femineidad a flor de piel. Eso transmite esta diseñadora neuquina especializada en técnicas artesanales como crochet, dos agujas y horquillas. Una oda al trabajo manual.

PAULINA DISANTO: “texturas, colores naturales, confort y delicadeza, para dar vida a un nuevo concepto textil”, así lo resume la diseñadora. Su propuesta incluyó vestido de lana de punto minucioso, tapados corte A, pantalones anchos con lazo en la cintura, suéteres de silueta holgada y un poncho blanco de fibra natural y flecos, soñado. En gris, blanco, negro y ladrillo. 

LE ABRAZ CREATIVE: marca comandada por Marianela Rodríguez quien presentó su colección de morfologías nuevas con largos irregulares, todo en fibras naturales, por supuesto. Además colaboró con los alumnos de la Escuela del Hábitat en el armado de su colección donde resumieron equipos genderless pensando global y actuando local, sin dejar de lado la identidad del valle.

YUMBREL PATAGONIA: Eugenia Argüelles y Lucinda Walmsley le dan forma a prendas patagónicas hermosas, usando materias primas nobles de nuestra provincia más las manos mágicas de quienes las entrelazan. La pasada incluyó pollera en gajos tejidos, vestido de lana, campera con combinación de puntos hechos a mano y fieltro estampado en serigrafía, más avíos joyeros, y un final que representa a la mujer fuerte con una polera-capa con charreteras de trenzas tejidas. La Reina empoderada.  

El juego está planteado: Neuquén es una de las principales productoras de fibras naturales y el valor de lo hecho a mano, con técnicas ancestrales y calidad superior, es el nuevo lujo. Para tenerlo, solo hace falta mirar nuestro interior. 

 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias