Nido del Tiempo

El secreto mejor guardado de los radatillenses

Universo de aves, vagones y caminantes, la Reserva Natural Privada de Vagones de Chubut es escurridiza como todo tesoro escondido. Y aunque parezca sacada de un cuento de Julio Verne; este páramo de naturaleza y tiempo existe y el que lo busca, lo encuentra.
martes, 17 de septiembre de 2019 · 08:09
Por Mime Mascaró 

 

Pasando Rada Tilly, al sur de la ciudad, enmarcada por los Altos de la Villa y la ruta 3 (la que une Comodoro con Caleta Olivia), una tranquera. Detrás de la tranquera, la Reserva Natural de los Vagones. Se dejan los autos para ingresar y si es un buen día, con suerte, no es raro que salga a nuestro encuentro tanguito ,un pajarito que acostumbrado a su rol de anfitrión, gustoso espera a que la gente le de masitas en el pico. 

Para los locales, la Reserva de Vagones es lugar de culto, y gracias a la difusión hecha por fotógrafos como Carla Mardonez o Guillermo Rost, y al cuidado de vecinos, organizados por Ricardo Rodríguez; el culto se va volviendo lentamente una costumbre popular.

 

Ph: Carla Mardonez.

 

Ph Carla Mardonez.

 

La prioridad siempre la tiene el caminante

La tranquera oficia de frontera y de centinela estableciendo los límites necesarios para que el espacio permanezca impoluto, como pendulando entre el presente y el pasado. Sólo son posibles  actividades de recreación y caminata; no se permite el ingreso con mascotas, tampoco hacer fuego o permanecer de noche. Y ya que en algunas ocasiones es usado como circuito natural para ciclistas, se recuerda que: “La prioridad siempre la tiene el caminante, bajar la velocidad y anunciarse al momento de pasar”. (Los fines de semana debido a la gran afluencia de personas, se restringe la entrada a grupos numerosos de corredores y ciclistas).

 

Ph: Guillermo Rost, fotógrafo y observador de aves, Comodoro Rivadavia.
 

 

Ph: Guillermo Rost, fotógrafo y observador de aves, Comodoro Rivadavia.

 

Ph: Guillermo Rost.

 

La vagancia

Este páramo enclavado en el medio de la estepa patagónica salpicado por algunos mallines inundados, es el hábitat de una biodiversidad natural cautivante, donde los pájaros son amos y amados, y los humanos, amantes. 

Ph: Guillermo Rost, fotógrafo y observador de aves, Comodoro Rivadavia.


Ph: Guillermo Rost.

 

Ph: Guillermo Rost.

Si bien la reserva pertenece a la familia Padros, su mantenimiento es causa común. La comunidad de asiduos visitantes se encarga de cuidarla y de enseñar a otros cómo hacerlo. Entre ellos - y especialmente-  Ricardo R. Rodríguez, a quienes llaman “su guardián”. El vecino y atleta es quien rescató y restaura de a poco , y con ayuda de un grupo de voluntarios, el espacio y cada uno de los vagones, a los que han transformado en hermosos centros de interpretación. 

 

El interior de los vagones.

 

Vagones intervenidos.

 

 

Y así pasan los días en la Reserva Natural de Vagones de Chubut, como si no pasaran.

 

 

 

 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias